Joel Fortunato Reyes Pérez

La Hiperverdad (( Anticuento dadaista ))

                        La Hiperverdad
                        ((( Anticuento dadaista )))

Nada de que había una vez por allá, corrió el perfume,
     nervioso saltando, entre un librero al vender su pescado
tan alegre, desayunando al fin de la fuente, un algodón en
   la punta de la tercera luz cavernosa, siempre malgastando
las preguntas al desnudar el progreso sin desearlo, parado,
          por la belleza del dulce humo ensayista, que muy bien sabe
de cualquier parte, tan peluda como la nube en que está la 
    mañana, con la naranja del atardecer al caerse encuerado.
¡ Quién lo dijera !. Por la prosa del corazón hecho un pelado
                        dramaturgo, con todo y sus uñas azules.

           Pero, no le creas al cepillo dental de la camisa bordada con
púas , y el fruto de los años en la cama tardía, que adquirió
                      un hombre de arena en la esquina con disfunción rigurosa,
          identificando a los himnos del mamut, eréctil entre saliva,
esencialmente siendo la mesa una masa de palo al mes, en
                   la orilla de la humanidad metafísica con la blandura.

Pues no logramos salir de la época, en el primer acceso de
       fiebre, ni caminando en la ilusión total del triunfo húmedo
            al comienzo muy mutilado. Nunca antes había sido bebido,
                 ni menos explicado al armadillo de los ojos café con leche,
                        quitándole un poco de azúcar a la caña que por ahí pasaba,
                                 por el pueblo, según fué señalado antes del camino alejado,
                  minuciosamente elaborado con ingenuos postes de luz,
observando las hojas bajo el agua... ¡ Claro que no !. Todo
                 estaba tan oscuro, bajo las piedras que ni un pequeño león
se hubiese atrevido a soñarlo.
                         Afuera, los ladridos eran cada vez más amarillos, y hacía
                    viento, pero seguían comprando al corazón bellos poemas
             que se agotaban rápidamente, eran especialmente ligeros
      con unos harapos vestidos de letras, y luego fermentados
con mil versos desesperados por ser leídos, especialmente
                cuando desnudaban el último fracaso del zapato en la noche
                               con las primeras lágrimas sin sal, y con la ventanas en oferta.

Así pasaba... Nadie lo esperaba, el miedo a no morirse pintó
                   un suspiro, tan tranquilo por la calle sin cáscara, ni dejando
           el teléfono colgado del baño, repitiendo el año de la factura
                                del sapo, conocedor del papel higiénico, rugiendo por las
          axilas del último zorrillo con diarrea al espinarse una mano,
                                            en el congreso de los músculos endebles, y los verdes literatos
             moviendo el rabo en las cuestiones de arte tejidas con manteca.
                                                     Pero... ¿ Cómo decirlo ?. 
Ninguno se dió cuenta del mandril en la silla hablando,
                                       hasta por los codos, de la más grandiosa hiperverdad
                            de sabor aeroespacial, y con toda la fabulosa novedad
                                                          que lo ignoraba, voluptuosa por el aire,
          donde se manejaba el pedal del hongo, con tanto respeto,
escuchando las mentiras más recientes de los gusanos,
                                              y desde el piso sonriendo, con los aplausos antes de
                          levantar el dedo. Finalmente, nadie le creyó a la enorme
estufa, por la marca que vende una vaca. ¡ A pesar de todo !.


                                                  Autor : JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 16.06.2014.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Fairy Tales" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Joel Fortunato Reyes Pérez

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

NEFERTITI : Vida, belleza y poder. - Joel Fortunato Reyes Pérez (Historical)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)