Serendipity

Mi opción

“Yo ya no pienso nada… sólo me dejo llevar”… Eso fue lo último que dijiste antes de que todo cambiara… Y es que somos un par de desastres con piernas, carentes de toda una lista de cosas necesarias que tienen las personas normales…

Y así ha sido como hasta ahora me he ido moviendo en mi vida… entre las dudas y la atención de todo lo que iba sucediendo a mi alrededor…

Dudas porque siempre dudaba de si estaba comportándome como la situación lo requería, de si había algo que se me estuviera escapando, porque siempre se me escapan estas cosas... obvias para muchos, complejas para mí… Atenta ante cualquier movimiento para poder actuar en consecuencia…

Y sí, es difícil para mí, yo lo veo… Por eso llegué hace tiempo a la conclusión de que soy una de las peores elecciones sentimentales que alguien pueda hacer en su sano juicio… voy justo por detrás de los que aseguran ser la curación del mundo… portadores de amor y de paz… Esos son todavía peor elección que yo… No, yo al menos te soy clara, desde el principio… asquerosamente clara…

Pero te he encontrado… Te he encontrado después de haber asumido que nada puedo hacer para acertar en una vida donde una persona forma parte de otra… Y, aún sabiéndolo, siento la necesidad de retenerte en mi día a día, de no dejarte escapar… Puede que no de una manera tradicional… Puede que nunca te espere en casa con tu cena preferida y docenas de pétalos de rosa sobre la mesa… Puede que nunca te arrastre hasta mi cama, o hasta la tuya para hacerte el amor, tal como el otro día comentabas que querrías hacer… “Hoy no quiero follar, hoy me apetece hacer el amor”; y a mí se me revolvió el estómago porque nuestras normas excluyen esa posibilidad… Y así debe ser… Pero no quiero que eso te aleje de mí…

Puede que nunca pase nada de esto, porque ni a mí se me da bien, ni tú te mereces alguien que no hace más que vacilar a cada paso que da en su vida sentimental…

Aún así, continúo esperando que me busques… que me escribas… Retenerte, como antes comentaba, de una manera paralela… Un sucedáneo… un descafeinado que me sirva para no tener que despedirme de ti; porque no quiero… Porque me haces bien, me mantienes viva, me prometes atenciones que revolucionan mis expectativas, me garantizas una tranquilidad en medio de tanta confusión y desorden… Mi desorden…

Porque ahora eres justo la persona que necesito a mi lado, y estás, y me encanta. Porque no eres una opción, eres mi opción… y no quiero que sea de ninguna otra manera, ni más, ni menos; que así… 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Serendipity.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 22.12.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Thoughts" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Serendipity

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Tú, yo... y mis dudas... - Serendipity . (Love & Romance)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)