Ricardo Villarpeña

Numero 13

No amanecía, aquella noche no, nadie sabía que pasaba , pero no se hacía de noche , el cielo estaba blanco.
Y ya eran las dos de la mañana, ya se empezaba a pensar , que empalmaría con el amanecer de aquella inusual noche.
Y allí estaba la familia , en su casa , escéptica , sin saber que pasaba , sin saber el por que no se hacia de noche , ya hablaban preocupados.
-esto es como las noches blancas que hay en san petesburgo-decia uno
-esto no es normal –decía otro-por lo menos aquí
Pero todos estaban preocupados . y expectantes en la terraza , esperando que por fin anocheciera , pero no , el día seguía prolongándose.
Y pasaban las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Y pasaban las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Y seguían pasando las horas , el día seguía prolongándose , y la angustia de la gente que no entendía , también
Pero finalmente , a las 5 de la mañana . se oyó un gran estruendo , como una explosión , como un trueno.
Y cinco aviones empezaron a sobrevolar el cielo .
Ahora si que si , la familia estaba muy asustada.
Había llegado , había llegado la hora , llevaban muchos años esperando, viajando y viajando por el universo , en busca de un hogar , ya que fueron expulsados de su planeta ,y necesitaban propagarse , reproducirse , extender su especie. Y la tierra parecía un buen lugar .
Ellos eran una especie peculiar , su reproducción consistía en tocar a otro ser , y este automáticamente se convertía en uno de ellos , ya que su genoma cambiaba.
Pero para extenderse , necesitaban encontrar seres y ahora , ya los habían encontrado , en la tierra.
La nave aterrizo , aterrizo en el centro del pueblo.
Tenían miedo de salir , por que a ciencia cierta , no sabían lo que realmente le esperaba . Pero echaron valentía , y finalmente salieron.
Allí estaban , todo el pueblo esperando , observando expectantes.
Allí estaban ellos , con sed de reproducción , y viendo aquel manjar , no pudieron esperar mas. Empezaron a tocar a la gente
Estos se convertían , y tocaban a mas , y estos a mas , y así la cadena se empezó a propagar rápidamente , y a los pueblos de al lado , y a la nación y a todo el mundo.
Apenas quedaban seres vivos que no fuesen ellos , habían agotado el planeta , volvían a tener la misma necesidad , y ahora eran mas.
Pero no era culpa suya , no podían evitarlo , no podían evitar destruir todo lo que encontraran fueses a donde fuesen , por que al fin y al cabo eran así , no hay solución.
 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Ricardo Villarpeña.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 10.11.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Crime" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Ricardo Villarpeña

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Esclavos - Ricardo Villarpeña (General)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)