Ricardo Villarpeña

Ponys

Era una noche oscura , muy oscura , pero ahí la tenía  el , en frente a la mujer más guapa de todas , con su pelo negro y sus rizos rizados , sus ojitos perfectos y su sonrisita imperfecta , allí estaban los dos paseando bajo un cielo estrellado , por la ciudad , era una noche despejada de verano , de esas que el calor sube y hace fresquito.
Pensaba el que por ella sería capaz de cambiar hasta el calendario lunar , que por ir estar con ella sería capaz de escalar una montaña polar y bajarle una estrella y a su lado aterrizar.
Pues si ella estaba hasta el paseo de los tristes se alegraba  , las estrellas la tenían envidia , las flores la tenían envidia , y es que no se explicaba que siendo tan pequeño el universo , siendo tan enorme el universo como podía haber encontrado el a la mujer perfecta.
Pero lo había conseguido, la tenia, la tenía a su lado, y nada podría separarles.
Pero algo surrealista había ocurrido en la ciudad, había empezado una guerra días antes en las cuadras que la rodeaban, los ponys se habían sublevado, si habían comenzado una revolución, y se habían sublevado a sus amos , no solo eso tenían sed de venganza  sangre , tras haberse hecho con el control de las cuadras , estos animalitos se dirigían a la ciudad.
Sin embargo los habitantes no tenían ni idea de la que se les avecinaba , simplemente seguían con sus vidas , mientras los ponys planeaban desde las afueras su invasión .
Estaban perfectamente organizados , los ponys estaban en filas , en formaciones , todos dirigidos por el general pony y con estrategias . La revolución de los ponys había comenzado.
La pareja paseaba enamorados por la ciudad , pero ajenos a lo que pasaba , se encontraron con un pony en medio de la ciudad.
-ohh un pony-dijo la chica que se acercaba a tocarlo
El pony la dio un mordisco y sonrio maléficamente
Empezaron a salir mas ponys , muchos mas ponys y empezaron a perseguirlos , corrían y corrían , pero eran ponys , eran mucho mas rápidos.
-subamos a un árbol-dijo el chico
Subieron a un árbol , hay creían estar a salvo de los ponys , pero no , no lo estaban , los ponys estaban cabreados , los ponys tenían sed de sangre , y no pararían hasta conseguir lo que querían.
Empezaron a roer la madera del árbol entre todos , y consiguieron doblarlo.
El árbol cayo , y se abalanzaron sobre ellos , que empezaron a correr de nuevo.
-rapido , entremos en un edificio-dijo el
Entraron al edificio, hay creían estar a salvo de los ponys , pero no , no lo estaban , los ponys estaban cabreados , los ponys tenían sed de sangre , y no pararían hasta conseguir lo que querían.
En el portal se sentían tranquilos , pero los ponys llamaron al telefonillo  y abrieron las puertas
-corre
Siguieron corriendo escaleras arriba , los ponys les perseguían , encontraron una casa abierta .
-entremos
Entraron, cerraron la puerta , y empezaron a poner muebles.
Llegaron los ponys , y llamaron al timbre , nadie les abría.
Intentaron roer la madera , pero la puerta era blindada .
Los ponys estaban bloqueados, no podían acceder a su objetivo , no podían cobrarse sus victimas.
La pareja se sentía a salvo.
hay creían estar a salvo de los ponys , pero no , no lo estaban , los ponys estaban cabreados , los ponys tenían sed de sangre , y no pararían hasta conseguir lo que querían.
Los ponys quemaron la puerta , y entraron. Los ponys estaban dentro , sonreían maléficamente , estaban a punto de conseguir su objetivo , la pareja estaba rodeada , solo tenia o enfrentarse a los sanguinarios ponys o la terraza de la casa.
Los ponys iban a  cobrarse sus victimas , pero la pareja se lanzo al vacio , consiguió caer bien y huyeron.
Mientras a lo lejos los ponys se hacían con el control de la ciudad, los ponys comenzaban a controlar el mundo , una nueva era se acercaba , era la era de los ponys.

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Ricardo Villarpeña.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 23.10.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Experimental" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Ricardo Villarpeña

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Esclavos - Ricardo Villarpeña (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)