Karol Castro

Se lo merecía...

Se lo merecía...
Will Looper, era el nombre del hombre que se encontró anoche a las 12:30 de la noche, asesinado a puntapiés, este caso fue el ojo de los cotilleos (chismes) en todo Manchester, New Hampshire, una ciudad en la que no sucedían muchos casos como estos, el motivo de los cotilleos no era simplemente porque había ocurrido un asesinato en esta ciudad tan desconocida, si no por que el señor Will Looper era el dueño de Looper Industries una de las más grandes industrias de casi todo Estados Unidos. ¿Qué había sucedido? Nadie lo sabía, pero entre los cotilleos de los pobladores de Manchester, decían que ya era tiempo, se lo tenía merecido, ya que se rumoraba, nadie lo sabía con certeza, que salía solo con mujeres casadas, y que con cada mujer que salía un matrimonio se destruía, nunca se le había escuchado hablar de que salía con una mujer soltera. La familia de esta mujer (cualquiera que sea) siempre se enteraba cuando los papeles del divorcio habían sido pedidos. Esa era la única pista que los oficiales para decidir un posible motivo del asesinato, ¿pero quién había sido?...
Soy el detective Clapton, y el detective Rumsfeld es mi compañero, el detective Rumsfeld se podría decir, que era eso tipos de hombres que son Menos palabras y más acción, pero a la hora de concentrarse nadie podía negar que él sí que se concentraba y al final lográbamos resolver nuestros casos o al menos la mayoría, el detective Rumsfeld tiene 53 años pero es un hombre con una vitalidad que no aparenta gracias a su cabello grisáceo debido a sus canas y arrugas en su cara. Ambos somos los encargados de este interesante y difícil caso.
A la mañana del martes, nuestro primer día en este caso decido que empecemos con investigar la escena del crimen
-Bueno Detective Rumsfeld -le dije- , nos espera una larga mañana, qué bueno que apenas es martes porque creo que esto nos puede llevar toda la semana, si tenemos suerte…
-Entonces será mejor que comencemos detective Clapton -propuso-
-Está en lo cierto
Nos dirigimos a la escena del crimen, en el Wolfs Park la escena del crimen estaba intacta ya que habíamos pedido al Manchester Police Departament que cerraran las calles para evitar cualquier tipo de alteración de la EDC (escena del crimen).
El cuerpo de Looper se encontraba casi sin ningún signo de putrefacción en este estado se podía distinguir lo apuesto que era, con aproximadamente su 1.85, cabello rubio y –le abrí su ojo- ojos azules, estaba clara la razón de todas aquellas mujeres con las que salía, para arriesgarse a perder su matrimonio, su hogar, por un hombre, que aparte de todas estas cualidades, él era multimillonario; Tenía la camisa desgarrada y se podía distinguir su musculatura, era un hombre de hombros anchos y estomago marcado, se notaba que iba al gimnasio con frecuencia, ¿cómo se pudo matar a un hombre de este físico solo a puntapiés?
-deben haberlo drogado antes de matarlo-dijo Rumsfeld como si hubiera leído mis pensamientos- solo eso explicaría que no pudiera defenderse.
-así parece- dije yo tratando de no parecer tan sorprendido de su rápida deducción, aunque ya debería estar acostumbrado, ya que él no es nuevo en esto, él es de Nueva York, vino a Manchester porque ya no quería tantos casos como en Nueva York. Él decía que era muy cansado, así que cuando llegó no quiso ni siquiera ser mi jefe solo mi compañero
-será mejor llevar el cuerpo a nuestro equipo forense antes de que alcance un mayor estado de putrefacción y sea más difícil detectar cualquier otro daño –le dije-
-Llamaré a que vengan a ver el cadáver, también será mejor llamar a nuestros investigadores para que inspeccionen más a fondo la escena del crimen, entonces… la calle seguirá cerrada-
-sí, de lo contrario podría alterarse la EDC (escena del crimen), vamos, veremos a quien entrevistamos, que le parece visitar la casa del señor Looper.
-Vamos
El hizo unas cuantas llamadas a nuestro equipo forense y a nuestros investigadores se aseguró de que se llevaran el cuerpo y nos condujimos a la casa del señor Looper, la casa del señor Looper era muy difícilmente una casa, más bien se parecía más a una mansión, tenía tres pisos, era de color marfil y filos blancos, tenía pequeñas casas alrededor de esta, algunas eran garajes, otras almacenes y otras simplemente casitas normales, había algunas flores de muchos colores en lo que era el jardín, parecía muy bien cuidado y una piscina grande en la parte interior de la casa.
Cuando entremos a la casa quedé un momento estupefacto, la casa por dentro era miles de veces mejor que el exterior, la casa era clásica con un toque moderno, ambos combinados de una manera que quedara fantástica, la cubierta de esta era como madera, pero solo era tapiz, aunque a lo lejos no lo pareciera, tenía muebles en forma de “L” y un comedor de con 6 sillas aunque de que no creo que llevara mucha gente a su casa, porque a pesar de ser un casanova no era muy… sociable, era más alguien apartado, no tímido, si no alguien no muy sociable, tenía un carácter fuerte, por lo que había oído, la cocina era moderna pero con el toque clásico que toda la casa tenía, había una cocina eléctrica, lacenas de madera, un lavadero, que por cierto estaba reluciente, bueno para algo le pagaba a sus empleados ¿no?. La casa estaba sola a excepción de los criados de la casa, la familia no estaba ya que a la familia recién hace unas horas atrás se les había informado y la mayor parte de la familia – por no decir toda- vive en Europa así que tenían que viajar y no habían llegado.
-Bueno Rumsfeld, será mejor que comencemos a inspeccionar la casa antes de que nadie llegue-propuso el-, o mejor yo investigo la casa y usted sigue entrevistando a los criador y demás.
-Me parece bien señor Clapton
Comencé con mi investigación y decidí comenzar con investigar a las criadas, todas ellas parecían tristes o decepcionadas de que muriera, pensé que quizá sería porque a ellas no las había conquistado aún, o por el enorme salario que dejarían de recibir. Comencé preguntándole a una de las criadas más viejas, la señora Lekker.
-Dígame señora Lekker, ¿últimamente ha visto a alguien que haya estado acechando al señor Looper o que lo haya estado amenazando o algo parecido?
-no señor Clapton, nada inusual, solo lo típico
-dígame que es lo típico que hacia el señor Looper
-pues él se levanta en las mañanas a 7:30, desayuna y se va, él llega del trabajo a eso de las 7 u 8 o incluso más tarde, se queda unas cuantas horas en su despacho y luego se dirige a dormir. Es lo mismo todos los días.
-¿y los fines de semana?
-pues los fines de semana a veces varían ya que… –ella se sonrojó-bueno, nunca se sabe si llegará con alguna mujer nueva. A veces, se va de la ciudad con una de sus nuevas mujeres, pero nunca duran mucho –dijo sonrojándose una vez más-
-y… dígame, ¿tenía alguna nueva mujer recientemente?
-Pues sí, ella se llamaba… em…-lo pensó un rato- a, sí, su nombre era Marcie, Marcie Aldridge
-Bueno creo que hemos acabado, gracias por su colaboración.
Les pregunté a los demás criados si habían notado algo extraño en el señor Looper y no me dieron algo que me sirviera, la mayoría decía que ellos no estaban muy cerca la mayor parte del tiempo, también la mayoría eran nuevos, así que decidí no preguntarles a los más jóvenes si no a los que veía que tenían más edad ya que creo que ellos eran los que tenían más tiempo en el trabajo. Pero no había nadie mayor, a excepción del Jardinero, el señor Singht, él, era el único que trabajaba aquí con su esposa, la señora Wayland, ella era mucho más joven que el señor Singht, ella tenía 38 y el señor Singht 48, se llevaban 10 años.
-Buenas Tardes señor Singht, eh notado que usted es el único de los empleados del señor Looper que trabaja aquí con su mujer, la señora Wayland si no me equivoco.-y por supuesto que no me equivocaba, ya que cuando me dijeron la edad de la señora Wayland tuve que preguntar dos veces, de la impresión-
-Si detective Clapton, está en lo cierto-respondió con indiferencia, él era un hombre un tanto sombrío, buena musculatura para ser alguien de 48 años, y unos bueno 1.85, le vendría mejor el trabajo de Guardaespaldas, no de jardinero- ¿algún problema?
-en absoluto, solo curiosidad, y dígame, ¿cuántos años lleva trabajando para el señor Looper?
-llevo trabajando para el 7 años
- ¿su esposa también?
-no me casé con ella hace 3 años y como no tenía la educación suficiente para tener un buen trabajo se vino a trabajar conmigo
-interesante – dije más para mí mismo- y ¿dígame, a usted visto algo sospechoso últimamente en la casa? ¿A alguien sospechoso o nuevo por la vida del señor Looper?
-nadie nuevo-dijo con frialdad-, nadie sospechoso
-y dígame ¿qué estaba haciendo a eso de las 12:30 de la noche?-dije siguiendo el protocolo normal de preguntas-
-Durmiendo
-y ¿antes de esto?
-podaba plantas-este señor dejaba mucho que desear con sus muy cortas respuesta, y pensé que no iba a sacar nada de este señor, así que decidí terminar-
-Bien, ha de ver sido muy impactante la muerte tan repentina de señor Looper ¿no?-dije retóricamente-
-Se lo tenía merecido –murmuró para sí mismo, con los dientes apretados y sus facciones tensas
-¿Qué dijo?-dije muy sorprendido, por su instantáneo arrebato, aunque no puedo asegurarlo ya que lo dijo tan bajo que simplemente lo pude haber imaginado-
-Nada, que tengo que ir a recoger mis cosas, porque obviamente estoy ahora en la calle- dijo eso y se fue apresuradamente, lo que me hizo dudar haber imaginado eso que él dijo
Luego de haber entrevistado a todos los demás criados, los que, por cierto, no me ayudaron mucho en mi investigación, me reuní con el detective Rumsfeld y nos dirigimos al departamento de policía, llamamos a la señorita Singht para entrevistarla también y ver si nos podía proporcionar nueva información, aunque yo tenía la sensación de que sí nos iba a ayudar en la investigación. La contacté para que viniera al día siguiente.
-Señor Clapton -me llamó nuestro forense- tengo algo. Sígame, y verá -me dirigió a nuestro laboratorio para hacer las autopsias-
-Ahora sí, dígame Dr. Graham, que es lo que ocurre
-pues tal y como lo sospechaba el Detective Rumsfeld, la víctima fue drogada, lo drogaron con flunitrazepam, este es un fármaco hipnótico, seguramente lo usaron para desmayarlo, también descubrí esto –me mostró el pétalo de una rosa- es un Lilium lankongense o un lirio- era un pétalo rosado con puntos de color café esparcido en los bordes del pétalo, y estaba algo rizado hacia adentro – lo encontré en la parte de adentro de su camisa, y también lago de tierra
-mmmm… esto es raro – dije yo pensativo-
-¿lo de la tierra señor?, pero ¿qué tiene eso de anormal?, quizá solo se ensució cuando estaba tirado o algo así, después de todo es un parque
-pero lo encontramos en la acera, donde no hay tierra
-pudo haber sido antes de eso
-quizá, aunque cabe destacar que el señor Looper era una persona muy pulcra, y no creo que le guste andar sucio
-quizá…
-Bueno, sigue investigando y dile todo lo que sabes al detective Rumsfeld también.
-Está bien señor Clapton
Por el momento no había nada más que hacer, la familia de Looper estaba viajando, y la última mujer que estaba con el señor Looper no podía contactarse conmigo hoy, así que decidí dar este día por terminado.
A la mañana siguiente, mi segundo día en este interesante caso, me vestí, desayuné y me dirigí a la oficina. Y me encontré con la señora Aldridge, tenía ojeras bajo los ojos y los ojos rojos, era evidente que había estado llorando. Típico de una novia demacrada.
-Buenos días señorita Aldridge-le saludé-
-Buenos días Señor Clapton- dijo con la voz ronca, con la que se hacía notar aún mas que había estado llorando- dígame en que puedo ayudarlo
-pues solo quería hacerle unas cuantas preguntas
-Bien
-Dígame, que estaba haciendo ayer alrededor de las 11:00 y 12:30
-Durmiendo, casi nunca estoy despierta hasta tan tarde
-Bien, ¿Qué hizo el día del asesinato?
-pues salí de comprar, Will me había dado dinero para que comprara…-de sonrojó- lencería, teníamos planeado viajar este fin de semana
-Dígame que hizo después-
-Pues, lo fui a visitar a su oficina, quería darle una sorpresa, pero cuando llegué me dijeron que estaba ocupado, con un tal…-lo pensó un rato-, la verdad es que no lo recuerdo, pero lo vi salir de la oficina de Will.
-¿Lo recuerda lo suficiente como para describírmelo?
-creo que sí, déjeme recordar-lo pensó otro rato-, él era de cabello negro rizado, pero solo en las puntas, alto, aproximadamente 1.85 o algo así, tez bronceada, como si hubiera llegado de la playa o algo así, y tenía una acento… alemán, sí, era un acento alemán, y los ojos, Grises. Cuando salió de la oficina de Will parecía muy enojado
-eso ayudará, gracias por su colaboración, señorita Aldridge.
-Le daría eso y más con tal de que descubriera cual fue el desgraciado que mató a…-los ojos se le llenaron de lágrimas- a… mi Will.
Vi que estaba por ponerse a llorar, así que mejor día la conversación por terminada.
-Bueno señorita, si necesitamos algo más, la comunicaré.
-Por favor, manténgame al tanto de cualquier cosa nueva
-no puedo hacer eso, pero si hay algo relacinado con usted y el señor Looper, la mantendremos comunicada.
-Gracias-con eso ella se paró y se fue-
Bueno, ahora tenía algo que investigar, o mejor dicho, a alguien. Pero todavía faltaba la familia de Looper, así que decidí llamar a Rumsfeld para decirle a él que investigue a la familia de Looper.
Me dirigí a Looper Industries para encontrar más información de este hombre misterioso, también me gustaría entrevistar a los empleados de esta compañía, pero estaré muy ocupado tratando de buscar a este hombre, así que mejor llamo al detective Rumsfeld para que investigue a los empleados de aquí.
Una vez que he hecho la llamada me dirijo a Looper Industries, cuando llego, no sé por qué me sorprendo al encontrarme con un edificio tan grande y lujo, imponente, tanto como lo era el señor Looper, el edificio, parece desolado, aunque no sé qué esperaba, el dueño de esta empresa está muerto, pero cuando entro, para mi sorpresa, esta todo normal, como si el jefe de todo este imperio no hubiese muerto, me acerco a la señorita que está, en lo que parece recepción.
-Buenos Días señorita…-busqué el nombre su gafete- Judith
-Buenos días Oficial-ahora fue ella la que busco mi nombre en mi gafete- Clapton, Bienvenido a Looper Industries, en que puedo ayudarle
-quería hacerle una preguntas
-Por supuesto, Dígame
-¿Puedo saber por qué todo el mundo está trabajando?, esto debería estar desolado o algo así
-Pues recibimos órdenes de no retirarnos y continuar trabajando normalmente hasta nuevo aviso.
-Y ¿se puede saber quién le dio estas órdenes?
-Yo-escuché decir a la voz detrás de mí-
Me giré y vi a una mujer de aproximadamente unos 50 años, vestida de negro, y una presencia que intimidaba, ojos azules, idénticos a los del señor Looper y sin que me lo digiera supe que era la madre de El señor Looper.
-Buenos días señora Looper
-Oficial-Asintió ella-
-Es un placer verla, aunque no creo que el sentimiento sea recíproco, considerando que estoy aquí por la muerte de su hijo.
-Usted lo ha dicho-concordó ella-
-¿Le importaría acompañarme a la comisaría para hacerle unas preguntas?
-Por supuesto
La llevé a la comisaria para entrevistarla y de paso llame al detective Rumsfeld para ver si había descubierto algo nuevo. Para mi desgracia no había nada nuevo, pero seguían investigando. Llegamos a la comisaría y la invité a mi oficina.
-Bueno señora Looper, comencemos, dígame, antes que nada, algo que me ha tenido curioso ¿Por qué ha decidido que la empresa siga en pié, aun después de la muerte de su hijo?
-No es que yo lo haya decidido, mi esposo lo quiso así
-¿Su esposo?, yo entendía que él estaba muerto
-Está en lo correcto, pero mi esposo cuando murió, en su testamento dejó a mi hijo su empresa, pero también, dijo, que cuando, muriera o quisiera dejar de ser el jefe de esta, mi sobrino Gideon Cross, quedaría a cargo.-esto se estaba poniendo interesante-
-Y… dígame, en donde se encuentra su sobrino ahora.
-Pues él ya está aquí
-¿Usted vino con él?
-no, por supuesto, que no, él es de Alemania
-¿Vino antes? –dije tratando de ocultar el interés en mi voz
-Sí, él ya estaba aquí, vino ayer para reunirse con mi hijo, cuestión de negocios.
-¿Ayer?, y ¿qué querían tratar?
-El testamento de mi esposo, ellos querían, bueno Gideon querían llegar a un acuerdo para que ambos fueran los dueños de la empresa.
- y el señor Looper no lo quería por lo que entiendo
-No, él no estaba de acuerdo
-Y Justo al día siguiente su hijo muere…-dije más para mí mismo que para ella.
-¿Qué está tratando de insinuar? ¿Qué mi sobrino lo asesinó? ¿Está usted loco?, ellos no se llevaban bien pero él jamás sería capaz de hacer eso.
-No puedo descartar nada en estos momentos.
-Esto es indignante, y si no tiene más preguntas para mi creo que hemos acabado
-Por el momento, no creo que tenga más preguntas, pero si descubro algo nuevo, la mantendré informada.
Cuando ya se estaba yendo, paro y sin mirarme me dijo.
-y Por favor desearía que me entregaran el cuerpo de mi hijo cuanto antes para poder hacerle el funeral, como merece.
-según tengo entendido, hoy le damos el cuerpo.
Sin más que decir, se fue.
Ahora, tenía que una pista más interesante, y todavía tengo que encontrar a aquel hombre que fue a visitar al señor Looper, aunque ahora, estoy casi cien por ciento seguro de que fue su primo, el señor Cross. Pero mejor le digo al detective Rumsfeld que investigue las cámaras de seguridad, para estar seguros. Hice la llamada al detective Rumsfeld para preguntarle si el señor Cross era aquel que le fue a visitar el día antes de su muerte a el señor Looper, y cuando me confirmó lo que yo ya sospechaba, le pedí que buscara el lugar en el que se estaba hospedando. Una vez que me dio la información lo fui a buscar, al hotel Hilton Garden, uno de los mejores hoteles de la ciudad, bueno eso era de esperarse de un hombre tan importante.
Una vez que llegué, me dirigí a su habitación. Toqué dos veces antes de que me abriera la puerta.
Estaba con ropa informal, todo de negro, como listo para un funeral.
-Buenos días señor Cross, Policía de New Hampshire, estoy aquí con el motivo de hacerle unas preguntas.
-Buenos días, oficial, por supuesto, pase por favor.-dijo, con un acento alemán nada disimulado-
Si el exterior del hotel me pareció lujoso, pues el interior era como un palacio. El piso era de madera, era una amplia habitación, sillones que claramente eran caros, una cama de unas dos plazas y media. Cuadros dispersos por las paredes que probablemente valdrían mi salario de 2 meses. Una suite digna de un hombre como él.
-Bueno, como le dije el motivo de mi vista, es para hacerle unas cuantas preguntas
-Bien, siéntese por favor
-Gracias
Tome asiento con cuidado de no romper uno de esos caros muebles
-Ahora sí dígame en que puedo servirle
-¿Puede usted decirme el motivo de su visita ayer?-le pregunté mientras lo evaluaba, hombros anchos, un cuerpo corpulento, buen cuerpo como para matar a alguien solo con puntapiés, tenía los pómulos marcados, sus ojos no eran azules como los de su tía, la señora Looper, era de color gris, tal como había descrito la señorita Aldridge
-pues le fui a visitar a Will, para llegar a un acuerdo, en cuanto al testamento de mi tío, quería proponerle que ambos fuéramos los dueños de Looper Industries, pero él se negó, no quería saber nada del tema, ya llevaba insistiendo en esto mucho tiempo, pero no quiso ceder.
-Y dice que ¿solo por eso vino a Estados Unidos?
-Pues sí
-pero si dice que él ya le había dicho que no múltiples veces, ¿por qué decidió venir?-esto me comenzaba a resultar sospechoso
-En parte por eso, y porque quería visitar a mi tía, hacía tiempo que no venía aquí.
-¿Dígame que hizo antes de visitar a su primo?
-Pues salí a pasear, por los alrededores de la ciudad, visité el parque, los centros comerciales.
-¿Usted Solo?, ¿No dice que hace tiempo que no veía?
-Pues sí, me acompañó una amiga que tengo por aquí, se llama Vee Sky.
-Interesante. Bueno creo que eso es todo, si necesito algo más me mantendré comunicado con usted.
Una vez salí del hotel me dirigí a la comisaría para pedir que me facilitaran más información acerca de esta chica. Lo que me dijeron me decepcionó, ella se fue del país, esta mañana. Dejé el caso de la señorita Sky a un lado y me dirigí a la comisaría para ver si había algo nuevo.
-Detective Clapton -me llamó el detective Rumsfeld- tenemos algo, sígame.
Me dirigió hacia nuestro laboratorio.
-Ahora sí dígame que tienen. Espero que valga la pena.
-Sí que lo vale –intervino nuestro laboratorista Jeremy Black- el pétalo del lirio que encontramos en el cuerpo de la víctima, resulta ser de una de los lirios que hay en la casa del señor Looper, y según investigué, no hay más lirios como este a unos 10 KM a la redonda de en donde encontramos el cadáver.
-quieren decir que…
-O pasó el día cortando flores y oliéndolas, o al asesino se le cayó durante el ataque
-¿Pero quién pudo tener un pétalo de flor con el…? - pero ante de que pudiera terminar de formularme la pregunta, supe quién era.
-El jardinero, el señor Singht– dijo Rumsfeld como leyéndome el pensamiento- eso explica la tierra también.
A este punto de la conversación nos encontrábamos encaminándonos a su oficina
-¿pero por qué matarlo?, no hay nada que pueda relacionarlo con el caso, aparte de la tierra y el pétalo, pero no podremos ponerlo tras las rejas solo con eso, tenemos que encontrar un móvil (razón)
-Tenemos que volver a interrogarlo
-No, el sospechará, mejor interroguemos a la esposa.
-Ella nos será más sincera que él, eso espero.
-Bien.
Ambos nos dirigimos a la casa del señor Looper una vez más. Cuando llegamos, ya no estaba vacía había mucha gente vestida de negro, el funeral. Odio interrumpir funerales, pero era necesario. Una vez llegamos me dirigí a una de las criadas preguntando por la señora Singht, me la ubicaron rápidamente. Definitivamente era más joven que el señor Singht, ella tenía los ojos rojos, de haber estado llorando, también tenía bolsas y ojeras, pero a excepción de esto, era una mujer muy bonita, cabello rubio, rizado, ojos verdes, y una esbelta figura.
-Buenas tardes señora Singht.
-Buenas tardes Oficiales
-Venimos a hacerle una preguntas, ¿se puede?-dijo mi compañero-
-Por supuesto, en que puedo servirles.
-¿Podemos ir a un lugar más privado?
-Oh si, por supuesto-dijo como si recién se diera cuenta de que estábamos en medio funeral- síganme
Nos dirigió a una esquina más apartada de la casa
-Bueno comencemos, se ve que ha estado llorando, ¿le sucede algo?
-no por supuesto que no, es solo que es una pena que haya muerto Will…perdón, el señor Looper –dijo autocorrigiéndose-
-Está bien, no le queremos hacer unas preguntas muy difíciles, ni acerca de usted, solo díganos. Su esposo, el señor Singht, que hizo ayer en la tarde.
Ella nos miró con desconfianza y dijo:-pues si mal no recuerdo el señor Looper le ordenó que podara la sección de flores y abonara la tierra, que en esta semana traerían nuevos árboles. Luego él se fue a dormir.
-¿alrededor de que hora fue esto?
-Pues él se fue a dormir a eso de las 3 o 3:30
-¿Temprano?-Pregunto retóricamente mi compañero
-Pues sí-respondió ella
-Creo que es todo señora Singht, ah ¿puedo preguntarle algo más?
-Por supuesto
-¿Por qué no está aquí la señorita Aldridge?
A ella se le tensaron los hombros visiblemente, algo brilló en sus ojos parecido al odio, pero se fue tan rápido como llegó así que no pude distinguirlo bien.
-El señor Looper la terminó ayer, ¿ella no se los dijo?, porque imagino que también la interrogaron a ella también ¿no?
El detective Rumsfeld y yo nos quedamos viendo, comunicándonos sin palabras.
-No ella no nos dijo, pero es bueno saberlo, gracias por su contribución
-no es nada gracias.
Ambos nos dirigimos con paso firme hacia la salida, nos subimos al auto.
-Si antes no estaba seguro de que fue el Jardinero, ahora lo estoy.-Dijo Rumsfeld-
-Estoy completamente de acuerdo pero, aún no tenemos un móvil.
-Hay que interrogar a la señorita Aldridge, ella se saltó lo del rompimiento, y dijo que tenían planeado viajar este fin de semana, ella nos mintió
Mientras manejaba hacia la comisaría recibí una llamada de uno de nuestros investigadores, Jeremy Black.
-Dime Jeremy –respondió Rumsfeld en el altavoz del teléfono
-encontré algo interesante, cuando revisé los registros de llamadas que había realizado el señor Looper o las que había recibido a su celular, había muchas llamadas de su primo, algunas duraban mucho, otras poco, pero lo más interesante fue, que cuando busqué las llamadas realizadas a la casa del señor Looper, no había muchas, y las pocas que había eran ya de mucho tiempo atrás, solo había una reciente, de la señorita Aldridge, el día del asesinato.
-¿A qué hora fue eso?
-A eso de las 3:30
-Pero a esa hora el señor Looper no estaba en casa
-Además a esa hora el señor Singht se fue a “dormir”, o eso es lo que dice.
-Esto es muy raro-dije para mí mismo- Bueno si no hay nada más, gracias Jeremy por la información.
-No es nada señor.
Llegamos a la comisaría y llamamos a la señorita Aldridge interrogarla, en media hora estuvo con nosotros.
-Buenos tardes oficiales –ella nos saludó-, en que puedo servirles
-por favor síganos –le indicó el detective Rumsfeld- tenemos una cuantas preguntas más que hacerle.
-Dígame, porque no nos dijo que el señor Looper y usted terminaron –todo su cuerpo se tensó y su cara se convirtió en un semblante sombrío
-No era de su incumbencia
-Pues resulta que todo lo relacionado con el señor Looper, una vez que murió y se nos asignó su caso, se convirtió en nuestro asunto. ¿Y por qué nos dijo que iban a salir el fin de semana? Sí, yo supongo, que una vez que el señor Looper la cortó todos sus planes terminaban ¿no?
Ella no respondió y su cara se puso como si estuviera a punto de explotar, y presentí que una vez que lo hiciera tendríamos todo.
-¿Por qué la cortó el señor Looper?-le preguntó Rumsfeld con su tono acusador de revelatodootegolpeo-no le era suficiente para él.
Ella tampoco dijo nada, pero estaba a punto de explotar y sabía que con lo que yo le iba a decir a continuación iba a explotar.
-¿Por qué llamó a la casa del señor Looper ayer a las 3:30, si usted sabe perfectamente que a esa hora él no está en su casa?
-¿Qué sabe usted del señor Singht?-preguntó Rumsfeld, sabiendo él también que ella estaba al borde
-¿estaba usted en un romancé con él?-pregunto Rumsfeld, yo lo miré incrédulo, pero el solo me guiñó el ojo para que le siga la corriente.
-¿por eso el señor Looper la cortó por qué usted lo engañaba con él?-dije siguiéndole la corriente a Rumsfeld-
Y de repente ella explotó
-¡NO, yo jamás le engañé él lo hizo, ese maldito me engañó!, se enamoró de esa ****** de la señora Singht, ¡Me engañó!, eso fue lo que me dijo cuando yo lo fui a visitar, ¡que la amaba! , me cortó por una sirvienta de quinta. Yo estaba acabada, yo solo hice lo que tenía que hacer -ni yo, ni Rumsfeld, la interrumpimos, ya que ella solita se estaba cavando su tumba, así que la dejamos- en cuanto salí de ahí llamé a la casa de Will quería hablar con la ***** de la señora Singht, pero el que me contesto resultó ser el señor Singht, y automáticamente supe que tenía que hacer, le conté todo, que su esposa lo engañaba, que el Will solo la contrató por que la amaba, cuando me contestó su voz estaba llena de odio, y supe que en ese momento haría todo lo que le pidiese, incluso matarlo… fue fácil, solo algo de ese hipnótico en el agua que le llevó su secretaria al final de su jornada, y el resto fue fácil…
-Creo que eso es todo lo que necesitamos- me dijo Rumsfeld, y de repente ella nos miró como si recién se diera cuenta de que estábamos ahí, como si recién se diera cuenta de que acababa de decírnoslo todo, y se tapó la boca, como si eso borrara todo lo que acababa de decir.
-yo… yo…, lo que dije…-comenzó a tartamudear.
-no diga nada mas –la corté- el resto es puro relleno, aunque la parte de que el señor Singht había estado involucrado en la muerte ya la sabíamos.
-¿Lo sabían?
-Por supuesto, la tierra que encontramos en el cuerpo del señor Looper y ese pétalo en su camisa ayudaron. Por si se lo pregunta era un pétalo de Lirio, de los que no hay a UNOS 10 km a la redonda, solo en la casa del señor Looper, y adivine a quien mandaron a podar los lirios esa misma mañana… pero aún me queda una duda, y espero que nos la responda, después de todo ya nos dijo todo lo que necesitamos, ¿Por qué a lo mató Puntapies?
Me miró y dijo…
-Porque quería que sufra cada patada que le di, que probara estar a mis pies, como yo siempre lo estuve - y con una sonrisa de satisfacción dijo:- de paso lo hice besar mis pies, también sirvió de desahogo.
De repente esta mujer me repugnó, ya no quería estar frente esta abominación de persona.
-llévese a esta mujer alguacil- dijo Rumsfeld dirigiéndose al alguacil en la puerta, con la misma cara de repugnancia que tenía yo hacia la mujer.
La mujer no opuso resistencia y cuando ya estaba en la puerta sonrió y dijo
-Cada patada lo valió… FIN

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Karol Castro.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 23.08.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Mystery" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Karol Castro

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)