Jull Casas

Dolor Inmemorial

Despierto a media
noche con el dolor inmemorial desgarrando mis entraas.
Mi boca seca pide de
nuevo la frescura de la lluvia lejana, mis ojos marchitos, buscan con
frenes una seal, de que el alba se acerca a mis ventanas, pero
no puedo moverme, la pesadilla continua tenaz... Hasta cuando?
Ya suena de nuevo el
despertador, oigo el ruido de su cuerpo deslizndose de las sabanas
grises, sus pasos tambaleantes. Viene hacia m, se acerca, siento
como prende la luz de mi cuarto fro; Su aliento llega a mi nariz
con el olor tibio de madrugada y de cario; S cario. l dice
que siente cario, pero yo siento solo dolor, mis manos se contraen
en un espasmo que l interpreta como de agradecimiento,
agradecimiento?, Por que, si sus manos laceran mis caderas
heridas, y sus ojos recorren mi desnudez vegetal, no quiero ya vivir,
no quiero ya sentir las miradas de pena de la gente, quiero
morir, necesito morir!.
Amanece al fin, estoy
volteada sobre el costado, puedo ver a mi madre mirando por la
ventana, pobre madre, ella quisiera morir antes que yo, si la vida
fuera natural as seria, pero ella desgarra sus plegarias invocando
a su dios y clamando sobre l porque tiene que irse antes su
progenie. Pobre madre pero esta afuera y l, no la dejara
entrar. Ni siquiera podr sentir su arrugada mano en la frente y el
suave contacto de sus lgrimas en mi mejilla, pobre madre ma!
Recuerdo ese da en
que me adormeca en la sala de operaciones, clamando en mi mente por
mis hijos y por mi casa lejana, la luz me llenaba los sentidos y yo
caa, me resbalaba casi en el abismo irreal de la tierra frtil. Y
no despert, no para los dems, no para mi madre, ni para nadie,
solo para l, que deca estar a mi lado noche a noche
velando por lo que quedaba de m, en un eterno velorio sin velas y
sin flores, solo dolor inmenso dolor.
Claro que no lo hacia
por maldad, en realidad yo necesitaba de sus cuidados, de su
Cario, lo necesitaba si quera seguir viviendo, pero quiero
morir!, Y no puedo decirlo, no puede entender mis gemidos no
expresados de liberacin de este cuerpo que se descompone lentamente
desde mi interior, solo queda la sombra de mi vitalidad, que l
se empea en resguardar, casi puedo sentir como mis heridas supuran
mi alma, pero maldita sea! l lo impide todos los das y yo sigo
con este dolor inmemorial.
Esta noche escapare
por fin, me negare a complacer a los demonios que sujetan mi espritu
al lastre postrado en mi cama, s que el no despertara, y yo
podr escapar un segundo, tal vez escapare para siempre, talvez...
Su respiracin suena
acompasada en la habitacin de lado; Me curo, me acomodo y se fue a
dormir, no se dio cuenta que la aguja de mi brazo estaba filtrando
lentamente gota a gota el icor de mi vida, lo siento por que l
me ama pero yo amo mas el descanso del mrmol lejano; S maana
ser un nuevo da para m.
l, me encontr
fra y rgida a las 5 de la maana, su dolor fue pattico pero
comprensible, dolor pasajero, dolor que yo, ya deje de sentir. Ahora
ya puedo completar el ciclo de imago, y me alejo volando, sin
voltear. Mientras mi capullo inerte queda, empapado de lgrimas y
penas.  

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Jull Casas.
Verffentlicht auf e-Stories.org am 03.08.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persnlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Eintrge zu lschen! Dein Kommentar erscheint ffentlich auf der Homepage - Fr private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nchster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: nderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Science-Fiction" (Kurzgeschichten)

Weitere Beitrge von Jull Casas

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschlge an:

El Tercer Secreto - Mercedes Torija Mallo (Science-Fiction)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)