Joel Fortunato Reyes Pérez

Escarapela del Efugio

Escarapela del Efugio
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

La infancia recorría las calles vestida en sus
asfálticas antorchas con el vientre azul dejando
huellas purpúreas sobre la alfombra de granito
deslizándose por el lago en sangre, esclavo de
los bosques sigilosos, y enredados en las lianas

del hombre-mono contando la historia de las ovejas.

A las mismas abejas que lucian sus espadas de
miel cazando la cera ascética con el desdén hecho
un baluarte de suculentas viandas a nombre de los
ausentes, soplos helados de las suaves ironías...
¡ No lo creerías !... Sí, sí, de seguro ni lo imaginas.
Nadie en todo el cosmos conocido tenía la menor
idea de la fantasmagórica importancia de su obra y,
sólo cuando el tiempo agrietado en una embriaguez
encontró la evidencia que lo impuso, le dedicaron una
fabulosa caverna...  Sangre en la mirada, tirano y burlón,
eco que más nadie desea escuchar, febril amenaza para
cualquiera en la nueva edad de la vehemencia...

En síntesis, enfermo indecible después de lo pasado,
carne campanosa hermana de las tumbas, ceniza de
las canteras mientras calla el pozo su sed fiel al rebaño...

A lo lejos, el calor caduco nacía en las orugas, enredadas en
el cielo que  sepultaba los espejos en la cara de los pétalos
secos del cáñamo de penas dónde sólo vive la tristeza,
y el amor divino se compra con tarjetas en el alma,
de las águilas altivas, de los días que ya no hablan,
del nido que fabrica montañas bajo las rosas petrificadas,
 y vende las cadenas con el tono de esperanza en el subsuelo...

¡ Nubes, nubes... claras transparencias !
Eufemismo sin tapujo, desperdigamiento engrescado, con
todo lo cetrino taciturno, y la poltronería premiada en la
zafiedad acumulada en el engolillado letargo pomposo y embetunado...
Esto pasaba... Cuándo escuchó el canto rojo, y blando del elefente,
que sólo acentuó su certeza, hasta que el canto se trocó en una
sinfonía ahogada y gelatinosa que lo convenció de que no era
algo fruto de una pesadilla, sino un monstruo más que real.

No obstante, nadie supo como, aunque hoy que te lo cuento ya son miles
de millones que lo sospechan irremediablemente, y pese a que se
tomaron todas las medidas de seguridad, voló como un espectral gusano,
y se estremeció al sentir que nacía en su interior un sentimiento blindado
de infraculpabilidad semiperdonada, sobre todo, considerando el más
mínimo ultramomento apenas imaginado en el desenfreno y la desvergüenza,
vergelero de la arrogancia con el escarabajear pulcro, inopinado en la
inmundicia pavoneandose de inmune... Pues confiaba que no sería cierto
el reproche directo al pedir comida con el alboroto respectivo al cuidado
finísimo de los barrotes en la manada satisfecha haciendo un ademán triunfal..

Hoy esponja el aire acribillado, los buches de pichones en el pañuelo, y llegan
de puntitas los recuerdos hechos lágrimas del polvo, en las palabras al claro
desengaño con la aurora de la noche y sus pesatañas.  ¡ Creo qué lo creerás...
algún  día en las cumbres marmóreas del bullicio de la congoja !.
En caso contario... Para que seguir contándolo... En otra ocasión será, en otras
calles, en otras infancias que vistan con asfalto las ovejas de improviso sin aliento...

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 09.06.2013.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Fairy Tales" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Joel Fortunato Reyes Pérez

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

PARSIMONIOSO PARÉNTESIS - Joel Fortunato Reyes Pérez (Experimental)
Heaven and Hell - Rainer Tiemann (Humour)