Nabetse Selbonarg (Yury Esteban Escobar Grano

EL DIA QUE ENTERRARON UN PUEBLO

Era un día como cualquier otro del año en Trujillo.  Corrían los tiempos del Sr. Alcalde Don Tito Narváez Torres (Curiosamente Don TNT).
Un hermoso municipio ubicado a 1260 metros sobre el nivel del mar y con 221 kilómetros cuadrados de extensión total.
No hacia ni calor ni frio pero el clima era cálido como sus pobladores.
Una exitosa mezcla entre Paisas y vallunos que conviven ya pacíficamente en esta montaña desde hace muchas generaciones.  
Exactamente desde el 09 de abril de 1.930 cuando por fin la Ordenanza No. 019  declaraba municipio (Aunque en ese tiempo su nombre era Vernaza) al pueblo que habían fundado desde septiembre 21 de 1.922 con el nombre de “La Esneda” un grupo de 22 personas animadas por Don Leocadio Salazar).
Durante muchos años fue un municipio cafetero que incluso llego a ocupar el cuarto lugar en el país en producción del grano y hasta tiene el honor de haber tenido a un campesino cuyo café fue declarado como el mejor del país por la Federación Nación de Cafeteros hace unos años.  Pero los tiempos de crisis económica azotan nuestro país y el Municipio de Trujillo no era la excepción.
Además con el triste recuerdo de los hechos violentos de los años ochentas y noventas, que dejaron una estela de muertos por doquier, sus habitantes viven llenos de recuerdos y muchos tristes y acongojados siguen llorando a sus familiares desaparecidos y aun no encuentran la tan cacareada “Reparación a las Victimas” que pregona el Gobierno nacional.
La pasmosa tranquilidad del parque principal se vio rota por una caravana de vehículos que intempestivamente llego hasta la esquina del Palacio Municipal.
De estos bajaron varios hombres elegantemente vestidos, con traje completo, corbata, portafolios y una pinta indiscutible de Abogados que inmediatamente ingresaron a la Alcaldía, dejando pasmados a las personas que hacia la media mañana estaban por los alrededores.
Subieron las pocas pero empinadas gradas y llegaron hasta la segunda planta al Despacho del Alcalde.
La Secretaria, como siempre manifestó tajantemente que:-El Señor Alcalde esta ocupado en una reunión.
Era cierto.  El Señor Alcalde, como sagradamente hacia todos los pocos días que se encontraba en el Despacho, estaba en reunión con su “Rosca” de amigos con los cuales, entre chiste, chisme, carcajada, trago de agua y tinto, “analizaban” el futuro del municipio. 
Esta infaltable ceremonia duraba alrededor de dos horas (Entre las ocho y las diez de la mañana) para que el Mandatario empezara a atender ya lo relacionado con la administración de un municipio lleno de muchos asuntos serios y graves por resolver con urgencia.
-Si quieren esperarlo- dijo gentilmente la Secretaria de Despacho a los tres Doctores que preguntaban por el burgomaestre.
Estos, con los buenos modales que dan la educación universitaria y la formación profesional, agradecieron el gesto y resignados procedieron a tomar asiento.
No les ofrecieron ni tinto durante la media hora que estuvieron esperando que el Sr. Alcalde terminara su “Importante” reunión.
Cuando ya estuvieron frente a frente, le informaron que venían de la capital con una excelente noticia: -El Consorcio Toro & Mora, que representamos,  tiene un proyecto para construir aquí en Trujillo una fábrica de papas fritas marca “Tigrillo”.
El Burgomaestre quedo atónito con la noticia. Pero atino a balbucear: -Que magnifica noticia para mis conciudadanos- mientras se acomodaba en su gran silla de cuero y teniendo a sus espaldas al Libertador Simón Bolívar en un gran cuadro colgado en la pared.
-Vamos a generar 200 empleos directos y aproximadamente unos 500 indirectos- continuo explicando uno de los abogados –Usted puede escoger a las 200 personas que vamos a emplear directamente, ojala Madres cabeza de Familia Señor Alcalde.
Este no cabía de la dicha y sus ojos brillaban con un aire malicioso que los funcionarios no fueron capaces de descifrar en su momento.
-Solo tenemos una condición: Que nos otorgue seis meses libres de impuestos mientras hacemos el montaje de la fábrica y empezamos a funcionar plenamente.
El Señor Alcalde, primer Burgomaestre del Municipio se tomo los treinta segundos mas largos de la historia para responder calmadamente mientras los miraba con un brillo de codicia en sus ojos: -No podemos darles ese tiempo porque las finanzas del municipio están muy mal y necesitamos que paguen desde que inicien.
Los tres representantes del Consorcio se miraron desconcertados. 
No entendían como los habitantes de este pueblo habían elegido a semejante personaje sin ningún conocimiento de la Administración Publica, sin Visión Gerencial y peor aun hasta sin sentido común.
Tratando de “Explicarle con Plastilina” el tema, en tono respetuoso pero muy didáctico, indicaron a la Primera Autoridad del Municipio de  Trujillo que habían venido enviados desde Bogotá con una recomendación del mismísimo Señor Presidente de la Republica dentro de su política de apoyar a los pueblos azotados por los fenómenos de violencia, a pesar que Financiera y estratégicamente Trujillo no era la mejor opción para ejecutar el proyecto porque su ubicación geográfica no favorecía el transporte de la producción hasta la capital y/o a otras grandes ciudades.
Que el mismo Señor Alcalde podía escoger a las 200 mujeres Madres Cabeza de familia y que estas a su vez le podían generar muchos votos para futuras campañas electorales; que las personas que transportarían los productos iban a consumir alimentos, bebidas y hasta posiblemente tendrían que pernoctar en el alguno de los hoteles del municipio lo cual representaba ingresos para el sector gastronómico y hotelero; que también iban a necesitar combustible para sus vehículos el cual comprarían en cualquiera de las tres estaciones de servicio que tenia el pueblo; que etcétera y que mas etcétera.
Total, le dieron una perfecta y extensa catedra de economía y finanzas.
Que estaban dispuestos a esperar mientras el Sr. Alcalde se reuniera con su Gabinete de Funcionarios para decidir.
O que también estaban dispuestos a pernoctar en el municipio, si el Mandatario se quería reunir con el Honorable Concejo Municipal para que les tuviera una respuesta definitiva.
Agotaron todas las vías imaginables que su importante misión les obligaba.
Pero el Señor Alcalde nuevamente se tomo todo el tiempo del mundo en los sesenta segundos en que los miro fijamente, mientras en su interior pensaba que en ningún momento los abogados le habían hablado de “Su tajada” en el negocio, para decir con toda la contundencia que le daba su escaza formación de básica primaria y su desproporcionada ignorancia: -Yo como Primera Autoridad del Municipio decido y No puedo autorizar que No paguen impuestos.  Después me “Cae” a mi la Contraloría y me friega.
Los abogados agradecieron la respuesta y se marcharon mientras en su pensamiento repasaban “Las leyes de estímulos”, las de exención de impuestos para empresas nuevas que pregonaba el Gobierno Nacional y la cual se había aplicado recientemente en Municipios cercanos.
Mientras bajaban las escalas, mientras entendió lo que significaba el brillo en los ojos del Alcalde, uno de ellos dijo en voz baja: -Por eso están así.
La caravana partió en silencio hacia la capital y la gran mayoría de los habitantes de este sufrido municipio nunca se enteraron de lo sucedido en el Despacho del Burgomaestre ese famoso día. 
Quizá solo la rosca de sus amigos  íntimos, porque un tiempo después mientras viajaba en una buseta, una amiga “me puso al tanto” de lo ocurrido en aquel fatídico día en que un solo  hombre enterró a todo un pueblo y lo retraso en su desarrollo económico por lo menos cien años más.
Desconcertado por la noticia, mientras me reclino en mi asiento, cabizbajo  solo pude decir: -“Indios brutos” nos dicen en algunos países. 
Y hasta razón tienen a veces.
Nabetse Selbonarg
Septiembre 21 de 2012

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Nabetse Selbonarg (Yury Esteban Escobar Grano.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 28.11.2012.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Fairy Tales" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Nabetse Selbonarg (Yury Esteban Escobar Grano

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

TRES HISTORIAS COTIDIANAS - Nabetse Selbonarg (Yury Esteba Escobar Granobles) (Fairy Tales)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)