Juan Carlos González Martín

R.G., retrato de un idiota empachoso

Imaginad una persona que cada vez que hablas con otro se mete en la conversación.
Imaginad una persona que sabe de cualquier tema, o al menos eso cree él.
Imaginad una persona que cada cinco minutos llama a su novia por el móvil.
Imaginad una persona que si hay algo en el mundo que por casualidad él no sabe, llama
a su novia para que le informe porque, por supuesto, ella sí que lo sabe todo.
Imaginad a una persona que, bajo cualquier concepto, quiere ser el centro de atención.
Imaginad una persona que tiene un móvil de última generación solo para buscar en
Internet información sobre los pocos temas de los que él no sabe.
Imaginad una persona que pasa su tiempo libre y sus vacaciones haciendo tartas de
chocolate para llevar a los compañeros de trabajo y poniendo cabeceros para la cama.
Si no comes de la tarta él se enfada, pero su novia se enfada más aún, aunque no te
conozca.
Imaginad una persona a la que, cuanto más la pisoteas, más te hace la pelota porque si
no, siente que no está relacionado.
Imaginad una mujer metida en el cuerpo de un maricón, a pesar de que él asegure que es
heterosexual.
Imaginad una persona que se sabe toda la vida de los mariquitas y las putas que salen en
telecinco.
La típica persona que cuando habla de otra persona se refiere a él por su nombre de pila
a pesar de que la persona con la que está hablando no le conozca.
La típica persona que se piensa que su puta vida le tiene que interesar obligatoriamente
a todo el mundo.
La típica persona que lleva los cascos para escuchar música en las orejas pero en
realidad no escucha música. Solo quiere que lo parezca para poder cotillear más
sutilmente.
La típica persona que idolatra a su pareja y piensa que su criterio es el único que vale.
Para él, ella es Dios.
La típica persona a la que querrías matar.
Pues esa persona no está en tu imaginación. Existe de verdad. Y hay muchos como él.
Dicen pertenecer a la raza humana, pero es mentira.
Pertenecen a una raza extraterrestre cuyo fin es empachar a la raza humana haciéndola
aguantar a estos idiotas cursis y que ella misma se autodestruya lo antes posible para no
tener que aguantarlos más.

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Juan Carlos González Martín.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 03.09.2011.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"General" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Juan Carlos González Martín

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

CRÓNICAS A.- La última hora y la visita a los travesties - Juan Carlos González Martín (Humour)
Pushing It - William Vaudrain (General)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)