Stephanie Kasper

La mula terca




  En el pasado, las mulas eran las mismas como los caballos obedientes y trabajadores. Vivan juntos en los llanos sin ningn problema. Haba un rebao mezclado que tena slo un lder, y por lo usual l les daba buenos consejos y mandatos a los caballos y a las mulas.
 
Un da les dijo el lder: <<Ya no hay mucho de comer aqu. Tenemos que irnos de este llano y viajar a otro en donde haya hierba para comer. >> El problema era que tendran que pasar por las montaas para llegar al otro llano.
 
Bueno. Todos estaban de acuerdo con el plan de cruzar las montaas y colocarse en otro llano. Empezaron a caminar y despus de muchos das llegaron al pie de las montaas. Seguan y empezaban a subir, las mulas as como los caballos. Pero estos animales no son adaptados para escalar montaas y muy pronto sufran problemas. El sendero era estrecho e iba estrechando ms y ms y todava haba nieve y hielo en la tierra porque la primavera apenas haba comenzado. Mientras descansaban en un pequeito espacio, el lder les dijo <<Vamos a continuar el viaje. Vamos arriba. Hagan una cola y me sigan.>> Todos los caballos y mulas obsedieron salvo una mula. <<Parece peligroso,>> dijo. <<No voy.>> Y ningunos de los caballos ni las mulas le podan convencer a dar ni un paso ms.
 
<<No voy. Parece peligroso,>> repiti. Y la mula se quedaba.
 
<<Mula, eres muy terca,>> le reproch el lder. <<Vete con nosotros.>>
 
La mula sacudi la cabeza, y algunas de las otras mulas miraron el sendero estrecho y resbaloso al lado de que haba un precipicio, y consideraban.
 
<<Vengan conmigo,>> les mand el lder, y la mayora del rebao lo siguieron. Pero algunas de las mulas se quedaron con la mula terca. Muy poco despus oyeron los gritos y chillidos horribles de muchos de los caballos que se cayeron del precipicio. La mula terca suspir y su rostro era triste. Ella se dijo, <<Qu lstima! Tantos perdidos a causa de no pensar por s mismo ni juzgar lo que iban a hacer. Me dijeron que soy terca y as soy. Ser terca no es un defecto si se salva de peligro. Ojal que  ms criaturas sean tercas para evitar los errores de sus lderes.>>
 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Stephanie Kasper.
Verffentlicht auf e-Stories.org am 02.08.2010.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persnlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Eintrge zu lschen! Dein Kommentar erscheint ffentlich auf der Homepage - Fr private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nchster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: nderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"General" (Kurzgeschichten)

Weitere Beitrge von Stephanie Kasper

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschlge an:

A Surprise for the Princess - Stephanie Kasper (Fairy Tales)
Pushing It - William Vaudrain (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)