Maria Teresa Aláez García

Letargo

LETARGO.

En plena oscuridad.

Sin haber tomado nada, nada en absoluto.

Relajadamente.

Cuanto me gustaría estar en Islandia. O en Finlandia. En la Antártida. La noche eterna. O casi. La de seis meses.

Bien abrigada.

Las estrellas cabecean a través de las ventanas.

Un sofá victoriano. O uno de esos de orejeras. Ante una chimenea. El fuego crepita leve, muy levemente. Casi no ilumina. El brillo que golpea las paredes es el lunático.

O quizás una cama de sabanas suaves y limpias.

Soledad y oscuridad absolutas.

Y dejarse ir. Dejarse llevar. Por el simple placer de no ser, no estar, no existir, sin compromiso alguno, sin obligación alguna.

Ir reconociendo sensaciones, dolores, pasiones, la vida del cuerpo de una sin integrarse plenamente con el.

Entonces aparece el dolor. Es agudo. Muerde e intenta hacerse insoportable.

No, no moverse, no hacer nada. Dejar que muerda el corazón y que corrompa el alma pero no pensar. Solo sentirlo.

Puede que caiga alguna lágrima. Puede ser que se deshaga el estomago. Pero no dejar que el pensamiento intervenga. El dolor se ira por si solo. Como el que muerde un trozo de plástico y lo desecha porque no le sirve para nada.

El dolor pasara a ser necesidad. Una necesidad inaguantable de algo que se sabe perdido.

Da lo mismo. Adelante con ello. Realmente no se esta perdiendo nada mas que un sentimiento, una esperanza, una dependencia, una obsesión. Somos nosotros, es nuestro apego. El apego, es lo peor que hay, el apego a o de las cosas, de las personas, de las situaciones, quizás mas de las situaciones.

Hay que dejar ir. Desatar. Soltar, cortar amarras.

La mente lo solucionara sola. No hace falta que introduzcamos nuevos pensamientos, nuevas intenciones, nuevos deseos. Con el de querer salir de ello es suficiente.

Y descansar.

A ser posible, para siempre. Si no, hacerlo durar mucho, mucho tiempo.

Levitar en el tiempo sin desplazarse en el espacio.

No hay viajes astrales. No hay movimientos cósmicos mas que el que nosotros queramos introducir.

Programar.

Activar.

Y dejar hacer.

 

 

 

 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Maria Teresa Aláez García.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 15.10.2009.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Sorrow" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Maria Teresa Aláez García

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Mascotas, - Maria Teresa Aláez García (Politics & Society)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)