Maria Teresa Aláez García

VIAJES V

V

Un día en una playa. De arena. En una especie de costa larguísima, enorme. En un cabo.  El mar tiene un color azul mezclado con rayas blancas por causa de la arena del fondo que está removida y sale a flote. A lo lejos, barcos grises, petroleros, barcos de guerra, fragatas, navíos, van de un lado a otro pero no sé de dónde. En la playa hay familias, hay niños. A veces las olas van dejando aparecer piedras, cantos rodados, arena. Parece agradable estar ahí. Hay rocas en la orilla.

Poco a poco va atardeciendo y hay que marcharse pero sale el sol de las cinco, de repente y el día se vuelve a alegrar.  De todos modos no sé por qué el trayecto a casa se hará largo, tedioso, así que me preparo para irme cuando toda la gente está en la playa. Lo extraño es encontrar gente disfrazada con máscaras. Máscaras negras y trajes negros, como disfrazadas para una noche de terror.

En ese momento la playa ha cambiado. Los cantos rodados son grises y en mi entorno veo como un camino de tierra, unas casas a los lados que quedan justo al costado de la orilla y desde donde puedo ver cercanamente la entrada de los enormes barcos al puerto. Las casas no parecen estar habitadas pero entramos las máscaras y yo. Alguien me dice que es un convento. Se mantienen limpias y cuidadas pero son oscuras, no tienen adorno  alguno, en su interior no están iluminadas y sólo se iluminan algunos pabellones desde el exterior por la luz del sol. Fuera hay una valla de esas metálicas, de malla entretejida formando rombos, de esa que cede al apoyarse y que está acabada en puntitas que hacen daño.

Es curioso que pueda verme dentro del lugar y fuera en la valla. Quiero salir y no me dejan. Pero sigo caminando y me veo dentro de una feria, con barracas de tablas marrones, con mucha gente divirtiéndose y el suelo de arena. En algunos lugares hay como recintos para animales. Para irme de ahí tengo que subir un  camino que pasa por encima de un muro cuesta arriba.

Me encamino sin saber hacia dónde llegaré…

 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Maria Teresa Aláez García.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 12.11.2008.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Serial" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Maria Teresa Aláez García

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Despido - Maria Teresa Aláez García (Experimental)
Pushing It - William Vaudrain (General)