Maria Teresa Aláez García

Traditiales

TRADITIALES.

 

TRADITIALES MINOR. INTODUCTIO. L1.

 

0

HABLAD A LOS HOMBRES SEGÚN LA MEDIDA DE SU COMPRENSIÓN Y NO SEGÚN LA MEDIDA DE VUESTRA COMPRENSIÓN PARA QUE DIOS Y SUS MENSAJEROS NO SEAN DESMENTIDOS. Hadith. Mahoma.

 

LA BÚSQUEDA DE MÍ MISMO ACABA DE EMPEZAR. PERO HA COMENZADO CON CONFIANZA, DIRECCIÓN Y DISCIPLINA. Rafael Lefort.

 

I

LA BASE.

Camino, vía, sendero, vereda. Ruta, carretera, autopista. Avenida, calle, atajo.

 

No existen.

 

Nada existe. ¿Es cierto esto?

 

Hay un espacio. O un vacío. Ni siquiera es seguro que haya una base en contacto directo con nuestros pies.

 

No hay un trazo definido. Al menos para todos. Hay definiciones de otros que pueden ser válidas o no para nosotros.

 

Si es que las hay. Si es que existen otros. Y si es cierto que existimos nosotros.

 

No hay trayectoria. No hay dirección ni velocidad ni ritmo ni aceleración ni deceleración.

 

Todo existe en función de nosotros mismos. Y si no tenemos certeza de nuestra propia existencia no podemos tenerla de nada que venga hacia nosotros ni que devenga de nosotros mismos.

 

En función de cada uno hacemos realidad una existencia. Le damos vida y en base a nuestros conocimientos e intenciones la vamos moldeando. Al terminar, desaparece con nosotros. Lo que queda, si es que queda, es de otros.

 

Por tal razón no hay base. No hay camino. Es nuestro camino. Nuestra vía trazada por nosotros. Nuestros pensamientos. Nuestras decisiones. En nosotros y en nuestra intención está nuestra vida. En cada uno de nosotros. Antes de nuestra vida no había nada, estaba la de los otros. Pero nada de nuestra vida. Al morir acaba nuestra vida. Acaba nuestra intención y lo realizado por nosotros.

 

Algo siempre permanece. Aquello que sostiene la permanencia de nuestra intención y su puesta en marcha y está antes y después de nosotros. Cuando estamos nosotros, es dentro y fuera de nosotros y lo llamamos SER. Cuando no estamos, es fuera de nosotros y lo llamamos DIOS. Nosotros formamos parte de Él, entonces, somos Él.

 

 

II

EL SUJETO.

 

Lo primordial.

 

La realización del  amor.

 

La posibilidad del SER  y del NO SER.

 

Una manifestación de DIOS.

 

Por nosotros y por medio de nosotros se hace lo que existe y no existe.

 

Incluso en ausencia de nuestros sentidos es posible el ser nuestro y el ser de las cosas. Nuestro cerebro y nuestro ser facilitan el contacto puro y lo manifiestan en el Universo. De este modo se hace y hacemos posible de existir lo que está y es con nosotros en la vida. Otros seres y otras personas tienen en sus cerebros formas de procesamientos similares al nuestro y por lo tanto pueden formar parte de nuestra existencia. Otros son distintos y con ellos no llegamos a compartir. Sólo alguna cosa. Algo. Posiblemente nada.

 

III 

NO HAY UN CAMINO MARCADO.

 

NO HAY UN SUJETO FORMADO.

 

PERO SÍ HAY ALGO O ALGUIEN QUE GUÍA DE ALGÚN MODO.

 

EL CÓMO INTERPRETEMOS SUS PALABRAS, SU VERBO, SUS SONIDOS, SUS MANIFESTACIONES, HARÁ EL CAMINO DE CADA UNO DE NOSOTROS.

 

EMPECEMOS A MARCAR CAMINO.

 

Antes veía LUZ. Estaba bien. O quizás ni era ni estaba porque mi SER estaba repleto, lleno, extasiado.

 

De repente, caí en la oscuridad. Algo me cegó y todo se volvió confuso, insoportable. A veces soportable. Perdí todo contacto aparente con la LUZ y sólo momentáneamente tenía acercamientos y recuerdos de lo perdido.

 

Comencé a percibir unas sensaciones extrañas que no sabía qué eran ni que causaban en mí. De hecho no sabía ni lo que era sensación ni causa ni lo que me era extraño. La inseguridad, nombre conocido después, y la descripción de todos los hechos facilitada a continuación, está expresado con los términos que me enseñaron que eran aplicables a estos sentimientos. De todos modos, como ni siquiera sé si estos sentimientos son iguales a los de quienes me enseñaron a reconocerlos, nunca sabré si están bien definidos o no.

 

Alguien dijo que había nacido. O eso me pareció escuchar. Así que al abrir dolorosamente la puerta de algunos de los sentidos con los que vivo ahora, manifesté una luz dolorosa y ardiente. Tenía cuerpo, tenía forma, pero no resultaba agradable nada de lo que sentía. Dolor, soledad, angustia. Alguna vez sentí amor, aprecio, algo similar a cuando vivía en la LUZ. Pero era efímero.

 

A mi alrededor se manifestaron formas, colores y seres. Pero seguía sumida en la oscuridad.

 

No sabía qué ruta seguir. No sabía qué hacer. En unas ocasiones daba vueltas sobre mí misma. Me sentía perdida. Caminaba en mis pasos ciegos preocupándome por reconocer lo que estaba en contacto conmigo. Sentía manos que me cogían y me dirigían de un lado al otro, hacia lugares que eran ninguna parte.

 

En un momento dado, puntual, en varios momentos, encontré a quiénes parecían tener contactos que venían desde la LUZ. Pero tenían sus propios destinos y no podían caminar a mi lado, llevarme con ellos. No era un destino predestinado, sino trazado por ellos mismos.

 

Sentía manos que me cogían y me seguían. No me importó cargar con ellas pero sentí miedo y responsabilidad para ellas mismas. Si yo no estaba segura de mi camino, ¿cómo iba a asegurar sus vidas? Si yo no podía encontrar mi propia dirección hacia la LUZ, ¿cómo les iba a señalar o a orientar a ellos hacia la suya?

 

Alguien me ofreció un contacto importante. Un SOPLO de aire y un VERBO que comenzaron a llevarme de camino hacia la LUZ. Pero ese VERBO y ese SOPLO buscaban mi SER para ayudarlo a guiarme al punto de partida. Y mi SER estaba escondido en la oscuridad, en la basura de los recuerdos que yo había guardado para protegerme y formar un escudo que lo único que hizo fue cegarme. Mi FUEGO no sabía por dónde encauzar sus llamas y se mantenía en sus rescoldos sin saber por dónde salir. Al contacto con el SOPLO buscó el oxígeno revivificante y su tarea purificadora dio comienzo.

 

Ahora llevo encima el dolor de la limpieza de mi SER que busca guiarme, del SOPLO que alienta mi FUEGO y limpia mi cuerpo y del VERBO que despierta sentidos dormidos en mi memoria.

 

Ahora, por fin, comienza el despertar.

 

IV

TEORÍAS.

 

Ahora, tras llenarme en el vacío, busco entre telarañas que aprisionan huecos en mi mente y guardan ideas extrañas, un desenlace a un despertar consciente.

 

 

 

Primero, eliminando todo tipo de teorías. La relatividad produce que lo que hoy es nuevo, mañana no sirva y recoge lo anterior para volverlo nuevo. En base a unas experiencias que encuentran múltiples conexiones de muchos sujetos y por tal razón se llaman generalizadas. Pero no lo son. La especulación confunde. Incluso este texto, basado en experiencias concretas, es para los demás pura especulación dado que nunca podrán colocarse en mi lugar ni yo en el suyo. Puede que algunas partes valgan para unos pocos pero nunca el texto entero para todos.

 

Y en este mundo, en este planeta, en este Universo, en esta Creación donde tenemos ahora nuestra existencia, todo cambia y fluye constantemente. Y evoluciona constantemente. Se producen cambios regulares e irregulares que afectan a todos los seres y substancias.

 

En este aparente existir, todos somos uno y todos somos muchos. Los seres agrupados con otros, componemos y formamos otros seres, otras unidades. Y a nosotros nos componen miles de unidades que nos ayudan a existir. Somos uno y múltiple en apariencia. Incluso lo inerte guarda vida en su interior complejo.

 

 

DAMOS EL PASO 1.

 

TODO ES RELATIVO, APARENTEMENTE TODO ES SIMPLE Y COMPLEJO.

 

UNO ES TODO Y TODO ES UNO.

 

Según cómo los seres se agrupen en formas y cuerpos, así es su naturaleza que antes se dividía pero ahora es única. Antes era ANIMAL, VEGETAL y MINERAL. Ahora todo está compuesto de todos los reinos o de partes.

 

 ¿De dónde viene todo? ¿Hacia dónde va? Todo se compone y descompone. Todo tiene un ser que lo armoniza para acercarlo a la LUZ primitiva. Todo va y viene y deviene y el SER y el ESPÍRITU ordenan en armonía con lo que EL VERBO ha creado, organizado.

 

Todo empieza y todo acaba. En cada proceso del fin hay un proceso de principio de modo que no es ni un fin completo ni un inicio completo.

V

LAS FUERZAS DE ATRACCIÓN.

 

Todos los seres buscan la LUZ. Pretendiendo ver sólo partes de la LUZ se aferran a ella por lejanos sentimientos que falsamente les han ayudado a evadirse en su inseguridad y les han hecho acomodarse. No les. Nos. A todos. Al elegir dejar la LUZ, perder la memoria de la misma y buscarla en medio de otras situaciones y sentimientos, nos sentimos inseguros y solos y como no reconocemos al SER en el interior, buscamos sensaciones que se asemejen a aquellos que sean similares al pequeño recuerdo que tengamos de la LUZ y nos creamos un ser falso que nos haga sentir seguros. Con referencias a ese ser que nos creamos, atraemos o repulsamos lo que nos dé acomodo o lo que nos repugne, bajo un baremo incierto. Bajo ese ser falso y bajo esas sensaciones falsas nos acercamos a otros seres que según nuestros baremos, nos hagan crecer y sentirnos de un modo agradable bajo las respuestas y principios que nos hemos ido creando y rechazamos todo lo que no produzca armonía con ese agrado. Vamos alimentando ese ser con lecturas, música, estudios y apagando el SER que por medio de la intuición y una conciencia, en meditación, nos indica NUESTRO camino a la LUZ.

 

NUESTRO SER MARCA SÓLO NUESTRO CAMINO A LA LUZ. NO MARCA EL CAMINO DE LOS DEMÁS. EL SER DE CADA UNO AYUDA A CADA UNO A AVIVAR SU FUEGO, A SENTIR SU SOPLO Y A ESCUCHAR EL VERBO PARA LLEGAR A LA LUZ.

 

Cada uno escucha al otro ser, lo más que podemos decir es cómo hemos reconocido nuestro SER. Y con estas referencias, orientarle para reconocer el suyo propio.

 

La falsa conciencia, el ser creado por nosotros, rechaza al SER porque los trances de la búsqueda de la LUZ son dolorosos.

 

VI

EL SECRETO.

 

El secreto deviene de la inseguridad. El ego falso no quiere sufrir de ningún modo: ni por decir o escuchar la verdad, al SER, ni por no decirla.

 

No queremos desprendernos del ser falso.

 

No queremos escuchar ni leer lo que no nos gusta ni entendemos.

 

Queremos comodidad. Codicia. Egoísmo. Vanidad. Poder. Pereza. Ansia.

 

No aceptamos nada que vaya en contra de nuestros propios principios, los creados.

 

No tenemos un mínimo respeto de y hacia nosotros mismos y nuestras elecciones.

 

Y no nos gusta que se nos recuerde la elección que hemos tomado y que la llevemos adelante.

 

Por tal razón, hacemos necesario el secreto.

 

Por otro lado nos defendemos de quien ataca al ser falso. Y no nos paramos a pensar con detenimiento porque hace daño.

 

Por tal razón también es necesario el secreto.

 

La posesión de un secreto por un ego falso, por un ser falso, es peligrosa. Crece su ser y lo hace sentirse poderoso, importante. Su falta de reflexión e inmadurez provoca una llamada de atención a los demás. YO POSEO EL SECRETO, POSEO PODER. SERVIDME, ADORADME. Una completa manipulación de un ser hacia otros seres.

 

Si un ser ha encontrado algo de LUZ o reconocido un SER, manipula igual y servilmente con la asociación y con el acercamiento hacia ese rayo de LUZ o esa parte de SER reconocida.

 

En lugar de ayudar con esto a los otros seres a reconocer el SER para llegar a la LUZ se les manipula, asesina y se abusa de ellos en pro del ego, del ser falso.

 

A esto se dedican, sin excepción, todas las asociaciones, religiones, grupos que se encuentran en estos momentos en nuestro planeta TIERRA.

 

VII

LA PRUDENCIA.

 

Es un arma de doble filo y buena para poder ser empleada. Es aprendida y útil. Utilizada sabiamente ayuda a uno mismo y a los demás. Utilizada erróneamente hace muchísimo daño en pro del ego falso de un ser a otros. La prudencia ha ganado y perdido batallas y guerras. Ha creado sabios y traidores. Junto a la RESERVA y a la DISCRECCIÓN, ha recorrido la Tierra poniéndose de parte de uno y otro lado del SER. En alguna ocasión puede ayudar al SER a defenderse del ser falso. Aunque el SER no la necesite.

 

La prudencia, la reserva y la discreción, usadas sabiamente y en el momento y lugar necesarios, hacen crecer mucho. El uso irresponsable de ese momento y del posterior legajo adquirido, pueden hacer de estos tres actos algo desleal o algo grandemente sabio.

 

VIII

LAS DIFICULTADES.

 

La primera dificultad somos nosotros mismos. Diría que la única. Los rasgos descritos de inseguridad, codicia, egoísmo, pereza, vanidad, gula, soberbia, ira, poder. Y las responsabilidades que nos creamos. En realidad nosotros somos la única y principal dificultad.

 

Dificultades de tipo extrínseco: creadas por la naturaleza. Enfermedad no descubierta o incurable, terremotos, y las causadas por nuestras necesidades naturales. Tras éstos vienen las provocadas por otros seres de modo anónimo y/o social - nuevos decretos, asesinatos, guerra, cambios en el trabajo, etc...

 

Dificultades de tipo intrínseco: las creadas por el yo falso y por el tránsito del SER en busca de la LUZ.

 

IX

LOS ENCUENTROS.

 

A veces, cada mano que me agarra lo hace con tal fuerza y en según qué lugares y qué dirección que me encuentro atraída hacia ella y elijo permanecer un tiempo en ese camino o continuar por el mismo. O simplemente permanecer en él.

 

No me doy cuenta del tiempo que transcurre si solamente permanecemos estancados. Puede ser que esa fuerza no aporte nada positivo o nada negativo. Es posible que nos haga daño incluso. Y no sabemos salir. Esa fuerza nos atenaza y agobia sobre todo al ego falso y nos coloca en una situación en la que no vemos con claridad. Esto es realmente peligroso.

 

Todas las situaciones tienen salidas porque en realidad no hay ni entrada ni salida a las situaciones si no que yo misma deseo hacer. Entonces coloco mi intención en ello, mirando qué es lo que realmente quiero y el acomodo o la acción y el cambio de situación. Ambas son desagradables y el alivio de la misma situación puede no llegar nunca.

 

Estas situaciones se producen cuando:

 

- Se coincide en el camino con otra vida y entonces se debe elegir entre compartir, usurpar y dominar o ser sumiso y acomodarse.

 

- Dos vidas se rozan y no hay una explicación clara para ello o no hay una atracción o repulsión clara que avise del encuentro para que haya o no una coincidencia.

 

- Una vida encuentra otra y decide bruscamente usurpar esa otra vida. O dominarla sin que sus caminos coincidan.

 

- Una vida encuentra otra y decide serle sumisa.

 

En todas estas situaciones lo primero que me impide salir de las mismas soy yo y mi responsabilidad tomada de modo inconsciente. Pienso que he de ser fiel a mi decisión para ser fiel a mí misma pero en realidad para ser fiel a mí misma en algo debo ver las circunstancias que pueden apoyar o ir en contra de dicha situación y romperla si es necesario por el bien nuestro y de los demás y por un acercamiento a la luz. Las apariencias siempre, siempre, engañan. Hay que llegar al fondo, pensar y actuar en consecuencia.

X

EL TIEMPO.

 

Aunque parece que me sobrepasa, el único tiempo limitado o determinado es el de la duración de nuestra vida humana y carnal. Hay otro tiempo marcado en nuestro interior que avanza sin retorno y un tiempo que podemos controlar. ¿Es posible pensar en las dimensiones del tiempo? Yo creo que sí. Hay un tiempo cronológico, la edad que cumple nuestro cuerpo carnal. Hay un tiempo emocional que actúa más lento o rápido según o inversamente proporcional a nuestras emociones. Hay un tiempo en el universo, un tiempo sideral y que no tiene medida y que desconocemos completamente. Es un tiempo que domina todas las cosas.

 

El tiempo cronológico es el  más usado y dividido y subdividido en nuestras culturas a la vez que el tiempo emocional que se usa arbitrariamente. El tiempo cronológico es renombrado una y otra vez por los seres carnales según su estado, religión, tradición, cultura y trabajo.

 

(Aunque no se acople mucho, da igual. Es la mayor y más fuerte fuente de  energía y fuerza que existe. Ambas,  las tres, lo son: música, amor y ser humano).

 

http://es.youtube.com/watch?v=CViTH9_n5pA 

© Miguel Bosé. Te amaré.

 

(gracias, muchas gracias ;) )

 

http://es.youtube.com/watch?v=Ds8CAMJpLrM

© Enya. Only time.

 

 http://es.youtube.com/watch?v=wBGVwSdtlH0

© Eva Cassidy . Time after time.

 

http://es.youtube.com/watch?v=kMlzaTOAVHE

© Beethoven. Horn Sonata.

 

 

 

 

 

 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Maria Teresa Aláez García.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 17.09.2008.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Philosophical" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Maria Teresa Aláez García

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

VIAJES II - Maria Teresa Aláez García (Serial)
Pushing It - William Vaudrain (General)