Heinrich von Buenau

La Sombra de la Finitud


 Llegué tarde a mi fiesta de cumpleaños. La fiesta del rugido ya estaba en marcha. "Hola, Heinrich", gritó alguien, ahogando la música alta. Miré a mi alrededor y vi a Peter sentado en una mesa con un par. "Ven", dijo, "¡siéntate con nosotros!" "¡Sí, ahora!", respondí y busqué al "niño del cumpleaños".
 Después de encontrar a Raimund, felicitarlo y entregarle el regalo, me senté a la mesa de Pedro. "¿Por qué llegas tan tarde?", preguntó. Y sin esperar una respuesta, continuó: "Ya te has perdido lo mejor. Raimund dio un discurso. sobre la finitud de la vida!"
    Le pregunté un poco irritado: "¿En serio?" No era propio de él hablar de tales temas, y ciertamente no en público.
Peter continuó: "Sí, primero tuvo una canción triste interpretada por Leonard Cohen y luego dijo que quería dar una breve visión de su alma en un día tan hermoso para él. Está muy contento hoy y puede ver que la vida ha significado bastante bien para él en los últimos sesenta años. Pero", y ahora se tomó un pequeño descanso, "y ahora viene que todavía no puede ser realmente feliz. Porque sobre este día y su vida yace también la sombra de la finitud. ¡Y no era una persona religiosa o religiosa!"
Estaba asombrado. Realmente no hubiera esperado tales palabras de la boca de Raimund, de otra manera él habría sido más un grupo amante de la diversión.
     Cuando quise salir de la fiesta a las tres de la mañana, me acerqué de nuevo a Raimund. Ahí es cuando te perdiste mi discurso. Estoy seguro de que te hubiera gustado si fueras un cristiano creyente!" "Sí, qué pena", le contesté. "Pero Peter me contó muchas cosas. La sombra de la finitud que aclama un poco la felicidad del momento". Se rió: "¡Sí, es una forma de decirlo! Desafortunadamente, no tengo tu fe. Sólo tengo que lidiar con la convicción de que un día no quedará nada de mí".

Con mucho cuidado volví a casa. Recordé mis años de juventud cuando la sombra de la finitud también me había preocupado y me había hecho consciente de mi deseo secreto por el infinito.
  Cuando encontré la fe cristiana años después (ver mi página web en "En Español"), este anhelo se satisfizo. Desde entonces he vivido con la esperanza de la vida eterna.

 
 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Heinrich von Buenau.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 10.07.2018.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Remembrance" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Heinrich von Buenau

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

A strange night-time Visit - Heinrich von Buenau (General)
Pushing It - William Vaudrain (General)