Brandon Balderas Rocha

Quinto día: Deslices de conciencia

Fueron unos días llenos de expectativa y confusión.
Se supondría sería firme y mantendría la postura.
¿No pudimos haber sido más inocentes verdad amor?

No recuerdo si fuiste tú o yo quien rompió ese pacto tácito impuesto por mí.
Aunque estoy casi seguro de que fui yo proclamando por impulso dos palabras para sustituir miles,
Aún me río al tratar de imaginar mi cara de sorpresa la encontrarme diciendo “te amo” por vez primera.  
Y más aún lo hago al recordar como vagamente intenté disimularlo.

Sin embargo no sé si ocurrió primero que el vendaval de tus labios azotara sobre mí.
Fuiste astuta lo reconozco, sabiendo yo no haría aproximación alguna,
ese día sobre esa madera derruiste una a una las barreras y te acercaste inocente a mi mejilla.
Posaste tu boca sobre ella y conseguiste darle un color rojo más intenso que el tuyo,
aprovechando el momento de ventaja, lentamente recorriste milímetro a milímetro el resto del sendero hacia la comisura de mis labios,
y para cuando me di cuenta de tus intenciones…
había perdido la cabeza, había perdido el sentido y el cuerpo y el corazón…
el corazón se había fundido al tuyo en un ósculo,
un beso mudo que aún resuena en mi cabeza,
que suena con el sonido del viento imponente, el viento sublime, el viento de amor.

“Aislado” decidimos calificar el incidente, desestimando volviera a suceder.
Aislado dijimos en ese entonces, y aislado dijimos cada día que repetíamos el encuentro a oscuras.
Fue aislado el día siguiente y aislado también fue el que le siguió.
Aislados fueron cada uno de los miércoles libres,
Aisladas fueron tus caderas en vestido negro y mi mano en tu cintura al bailar.
Aislado significó entonces para nosotros, cualquier cosa menos su definición.

Lo que no fue aislado fue mi presencia de traje y con una rosa frente a tu casa,
lo que no fue aislado fue el valor que te inyecté y la sonrisa con la que me fui aquella tarde.
Con miedo a lo peor, pero con esperanzas alimentadas en Bukowski dentro de un filme amateur.

Lo que no ha sido aislado desde entonces es mi voz esculpiendo un "Te amo".

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Brandon Balderas Rocha.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 28.03.2018.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Love & Romance" (Gedichte)

Weitere Beiträge von Brandon Balderas Rocha

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Hoy la ví - Brandon Balderas Rocha (Emotions)
Promised man - Jutta Knubel (Love & Romance)
The secret is ... - Inge Hoppe-Grabinger (Psychological)