Sergio Navarrete Vázquez

Hospital de Ángeles

Suspiró con alivio cuando entró por la puerta principal. Se dirigió inmediatamente a la Recepción.
-Necesito unas alas- dijo en tono grave.
-No tenemos en este momento- respondió una voz cansada, desde el otro lado del mostrador.
-Pero, ¿cómo? Se supone que esto es un hospital.
-Lo es, aunque de momento no tengamos las alas. Están escasas, ¿sabe?
-¿Cuánto tiempo debo esperar? ¡Me siento débil!
-No puedo asegurarlo. Los ángeles guardianes como usted no han sido muy afortunados últimamente. Sé de qué me habla: cuando las personas que les han sido asignadas no cumplen con su parte, ustedes simplemente -a veces poco a poco, a veces bastante rápido- pierden sus alas… sus plumas se vuelven grisáceas, como ceniza, se marchitan, resquebrajan y caen dolorosa, penosamente… lo lamento.
El ángel miró un momento hacia el vacío, y luego hacia el emisor de la voz con un gesto pensativo, como reteniendo una pregunta.
-Con suerte- agregó la voz, tratando de ser sincera- los recolectores tengan algo más tarde. Ya sabe, cuando la persona asignada y su ángel cumplen, las alas del ángel crecen más de lo usual, incluso el doble… y de esas hermosas y relucientes alas se desprenden preciosas, valiosísimas plumas que los recolectores, con grandes esfuerzos, a veces consiguen traer a los hospitales…
-Tengo sed… - murmuró con suavidad el ángel, más para sí mismo, mirando otra vez hacia el vacío.
-Por lo pronto- dijo la voz, en tono cordial- descanse, le vendrá bien. La sala de espera está por ese pasillo, en la primera puerta a la izquierda.
El ángel cerró los ojos un momento. Tomó aire y caminó tranquilo.
Ya sabía lo que encontraría.
 

 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Sergio Navarrete Vázquez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 06.10.2015.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"General" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Sergio Navarrete Vázquez

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Entre ladridos y el sereno - Sergio Navarrete Vázquez (Humour)
Pushing It - William Vaudrain (General)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)