Alejandro Meola

Oda al principito


Ha vuelto el pequeño príncipe,
De la Tierra y de su viaje,
Por los planetas de gente grande. 

Regresó a su asteroide, apenas mayor que una casa,
Y esperándolo con melancolía oculta, se hallaba,
La rosa que en otro tiempo domesticó su alma.

Sin biombo ni globo, intacta lucía,
Conservaba su desdicha y vanidad,
Y también las espinas.

Los baobabs no necesitaba arrancar,
Su peligro conocía, pero ya no importaba,
El universo lo redimía, si este suspiraba.

Sentado en su silla, precedente a la puesta de sol,
El pequeño príncipe cedió lugar a la reflexión.

3-25: un rey con futilidad reinaba, 
Sobre estrellas, el Sol, el universo; sobre todo,
"Hay que exigir de cada quien, lo que cada quien puede dar",
Fue la enseñanza que al súbdito le quiso regalar.

3-26: la vanidad en persona reaccionó,
Cuando vio a lo lejos a un admirador,
"Reconoce que soy el todo por el todo de este planeta",
Y saludando de nuevo, el principito se alejó.

3-27: no levantó la cabeza con su llegada,
Notó que las botellas coleccionaba,
"Bebo para olvidar que estoy avergonzado por beber",
Y nuestro viajero, perplejo, se fue sin más que hacer.

3-28: ¡un hombre serio! Se autoproclamaba,
Contaba y sumaba, sin descanso ni interrupciones,
"Poseo las estrellas pues nadie más lo hace; son mías y las cuento",
"Para mi flor soy útil, pero tú a las estrellas no sirves", respondió y siguió al viento.

3-29: una consigna regía la vida del farolero,
Quien no dormía desde hacía mucho; su planeta medía lo justo,
"Hace un mes estamos hablando, fíjate bien",
En ese minuto, el tiempo era absurdo. 

3-30: el geógrafo encantado por el joven viajero,
Quiso escribir sobre el planeta del que venía,
"Flores no registramos porque son efímeras",
Y le aconsejó visitar la Tierra un día. 

No renunciaba a una pregunta después de hacerla,
Curioso e inocente, atormentado por su virtud,
Amaba las puestas de sol; sin embargo,
Una oveja tocaba vigilar, una rosa cuidar,
Volcanes deshollinar, y una estrella hacer brillar. 

 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Alejandro Meola.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 09.02.2015.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Satire" (Gedichte)

Weitere Beiträge von Alejandro Meola

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Ustedes - Alejandro Meola (Politics & Society)
Die Stadt an drei Flüssen - Paul Rudolf Uhl (Life)