Esteban Aitor Zapirain

Insensible

Sonó el timbre.

- Ya vooooy! Bueno, te tengo que dejar que me llaman a la puerta. Sí, debe ser mi hija que me avisó que venía con el nene. Un beso. – colgó. Apurada, caminó hasta la puerta, sacó la traba, dio dos vueltas a la llave y abrió – Hooolaaaa nene!!! Como una tromba entró un chico de unos diez u once años arrastrando tras de sí una mochila casi más grande que él. Sin más, tiró la mochila en un rincón y se sentó en el piso enfrente del televisor. – Hola abu.

- Te lo dejo hasta la noche má. Tengo que hacer un montón de cosas. – Su hija siempre tenía un montón de cosas para hacer. Y nunca contaba nada. – Ya comió en la escuela. Te dejo que llego tarde. Chau bombón! – Tiró un beso y saludó agitando la mano. Salió, se metió al auto que estaba en doble fila y arrancó. La abuela cerró la puerta.

- Cómo te fue en la escuela nene?

- Bien – Sin despegar la mirada del televisor.La abuela suspiró y se sentó en el sillón, mirando hacia la ventana. Afuera se veían nubes negras. Va a venir tormenta, pensó.

El reloj de la pared tictaqueó, como confirmando sus pensamientos.

******************************************************

Vueltas a la llave desde afuera. Intento de abrir la puerta, pero la traba lo impidió. Puteada. Timbre.

- Abrime, abuela!!! Soy yo!

- Ya vooooy! Bueno, te dejo que es el nene. Sí, no puede abrir, me olvidé de sacar la traba. Chau, chau. – Colgó. Apurada, caminó hasta la puerta, cerró, sacó la traba, abrió y recibió un gran abrazo - Hooolaaaa nene!!!

- Hola abu. Cómo andás? – Entró, dejó la mochila sobre una de las sillas y se sentó a la mesa. – Uffff, estoy re cansado. No sabés lo que fue la escuela hoy.

- Querés comer?

- Dale, o unos mates primero querés? – Miró en derredor la casa. Todo parecía en su lugar, daba la impresión de que el tiempo no pasaba en esa casa. Era una de las cosas lindas de visitar a la abuela. Salvo por el puto reloj que no paraba de hacer tic tac. – Y esa compu?

- Me la dieron. La tengo que aprender a usar. La quiero para hablar con mi prima de Buenos Aires. Pero todavía no sé ni cómo se prende, tengo que leer el librito.

- Son todas más o menos parecidas. – Dijo, dando vueltas en las manos a la mini computadora. Tocó un botón en el costado. Se prendieron 2 lucecitas. – Mirá acá está. – La depositó sobre la mesa y esperó que arrancara. – Supiste algo de las tías? Tenés que poner Internet.

- Ah, no viene con eso? Yo creía que la prendía y ya estaba.El repetitivo y a veces ruidoso y molesto reloj de pared siguió tictaqueando.

*************************************************

Media vuelta a la llave. Estaba abierto.

-Hola nene. – desde el sillón. Estaba muy pálida. – Cómo te fue?

- Bien abu. Le encantó. Se reía, lloraba, era un quilombo de emociones. Ahora tenemos que buscar salón, servicio de catering, torta, vestido, un montón de cosas. Pero estoy feliz.

- Me alegro nene. Te merecés lo mejor. Es linda chica. – Cerró los ojos y se durmió. Estaba muy pálida y ojerosa.

-Abuela? – Miró en derredor. Nunca nada cambiaba en esa casa. Los mismos adornos en los mismos lugares, el centro de mesa de flores secas… y el reloj.

El ruidoso, molesto y repetitivo reloj de pared que seguía tictaqueando, ajeno a todo.

Insensible.

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Esteban Aitor Zapirain.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 02.09.2014.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"General" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Esteban Aitor Zapirain

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Pushing It - William Vaudrain (General)
A Long, Dry Season - William Vaudrain (Life)