Serendipity

Y mañana ya veremos...

“Ya lo sé. Tú nunca me pides nada. Tú simplemente estás ahí, aguantando mis vaivenes mentales… y teniendo paciencia. Cómo no me vas a confundir; si es que no puedes hacerme más bien… Cómo no me vas a terminar gustando; si es que todo lo que dices, y cómo lo dices, y lo que haces, y la manera en que lo haces, y lo que eres, y la puta forma en que lo eres… me emboba… Me deja fuera de juego… Porque así es como lo vivo… una lucha constante entre mis ganas y mi prudencia… No es divertido siempre… me gusta y me angustia a partes iguales… Y si esto fuera una pelea; yo ya estaría rozando el K.O., y tú a punto de cantar victoria sobre el ring…

Porque ves cosas en mí, que nadie antes había visto… Tienes esa extraña facilidad de convertir mis defectos en algo positivo… sorprendentemente positivo… Es esa capacidad tuya, de hacer que me crea buena… Me haces feliz, me haces mejor, me haces… sentir…

 Y me encantas. Sin “peros” rastreros detrás. Me encantas a secas y de la forma más literal posible… y no estoy acostumbrada a eso… Bueno, sí… otra gente a lo largo de mi vida me ha encantado, pero no así. Tú lo haces de una manera diferente… tú me tratas distinta a cómo lo ha hecho el resto, y me cuesta tanto acostumbrarme, que a veces me quedo pensando si todo esto va conmigo… Porque hasta ahora nunca fue así. Siento marearte, siento no poder ser más clara…

Me paraliza ese cuidado de no romper las cosas buenas que me rodean… Y es que resulta que a menudo voy por ahí rompiendo lo que toco… Por eso prefiero quedarme mirando desde una posición más segura, para no correr el riesgo… No querría romper esto, pero no te sorprendas si lo termino haciendo… si me descuido y me acerco demasiado… ¿Me alejarás para que no pase? Si pudiera, te pediría que me lo prometas… Pero no lo harás, porque vamos directos al abismo… y, últimamente, me rindo a esa necesidad…
 
Porque vamos como locos fantaseando que nos tocamos… Imaginando cómo serán los 5 segundos previos a que tus labios den con mi hombro… Sin atender a consecuencias, ni peligros, ni cagadas… Vamos deseando escuchar nuestras voces, a una distancia aproximada de unos 3 centímetros entre la boca de uno, y el oído del otro… Vamos sin reparar en razones… Vamos de perdidos al río, como dijiste aquella vez… Y mañana… mañana ya veremos…”
 
 

 

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren. Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt Serendipity.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 07.01.2014.

 

Leserkommentare (0)


Deine Meinung:

Deine Meinung ist uns und den Autoren wichtig! Diese sollte jedoch sachlich sein und nicht die Autoren persönlich beleidigen. Wir behalten uns das Recht vor diese Einträge zu löschen! Dein Kommentar erscheint öffentlich auf der Homepage - Für private Kommentare sende eine Mail an den Autoren!

Navigation

Vorheriger Titel Nächster Titel


Beschwerde an die Redaktion

Autor: Änderungen kannst Du im Mitgliedsbereich vornehmen!

Mehr aus der Kategorie"Love & Romance" (Kurzgeschichten)

Weitere Beiträge von Serendipity

Hat Dir dieser Beitrag gefallen?
Dann schau Dir doch mal diese Vorschläge an:

Tú, yo... y mis dudas... - Serendipity . (Love & Romance)
El Tercer Secreto - Mercedes Torija Maíllo (Science-Fiction)